3542% por Lucas Haurie

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El paro en Andalucía supera el 35%, lo que José Antonio (¡¡presente!!) Griñán achaca a los «presupuestos constrictivos». Querría el presidente disponer de dinero para gastar, de modo que bien podemos agradecer al euro que haya cercenado la capacidad de estos keynesianos a la violeta para darle a la máquina de fabricar billetes. Todavía colea en las cámaras de cuentas, y tendría que colear en los tribunales, la ocurrencia del Plan E, esos 8.000 millones de euros que Zapatero tiró a la basura para tratar de meter todo el agua del mar en un agujero, como en la parábola de Agustín de Hipona. El argumento del presidente autonómico es tan errado que no vale la pena siquiera replicarle. Porque si la expansión del gasto público reduciría la tasa de desempleo, ¿por qué en 2005, en pleno boom, el paro en Andalucía nunca bajó del 12%? Griñán era entonces el responsable de Economía y la gran diferencia no es que ahora haya unos parados más, sino que entonces había unos cuantos amigos del PSOE que se enriquecían a costa del erario para crear la ficción de una economía robusta que en realidad era una red clientelar subvencionada. Todavía tiemblan las paredes del velódromo de Dos Hermanas por la emoción de haberlo escuchado saludar el amanecer de una nueva era de «economía sostenible» junto al entonces presidente del Gobierno. Desde entonces, sube el paro a punto por trimestre. Y todavía tiene el cuajo de echarle la culpa a otro.