Los mapas de Internet hechos arte

Fotógrafos y cineastas recurren cada vez con más frecuencia a los mapas de Google para convertirlos en arte. La mirada distante, desde lo alto de uno de los coches que han surcado hasta 30 países para crear las panorámicas, ofrece una nueva forma de retratar el mundo. 

Los mapas de Internet, hechos arte
Los mapas de Internet, hechos arte

Las panorámicas del callejero de «Google Street View» son una fuente continua de novedades. Si no es por la ampliación del servicio –ahora con una nueva propiedad para poder acceder a determinados edificios-, es por la controversia generada por el derecho a la privacidad, en entredicho en algunas ocasiones. Tampoco faltan los rankings sobre fotos más surrealistas con accidentes, gente disfrazada, muertos y otras escenas insólitas.

Se une ahora una nueva tendencia artística a este ya de por sí extenso elenco de debates generados en torno a la aplicación. La mirada creativa de profesionales del mundo audiovisual también ha reparado en los mapas de Google recopilando imágenes para proyectos innovadores de fotografía y video.

Es el caso de Aaron Hobson, cuyos «Cinemascapes» recogen bellas estampas de lugares remotos encontradas entre la cartografía. «Lugares remotos de esplendor y belleza», en la palabras del fotógrafo. Desfiladeros, cruces de caminos y bosques sepultados por la niebla, entre las imágenes recogidas en su página web, que ha registrado más de 50.000 visitas en un solo día.

La mirada sociológica la ha puesto otro fotógrafo, Doug Rickard, quien se acerca a través de Google a las zonas pobres de Detroit, Memphis y Oakland. Las fotografías reflejan barrios deprimidos, casas abandonadas y carreteras en mal estado.

En la misma línea social la fotógrafa Mishka Henner ha publicado en un libro estampas de las prostitutas de carretera en la Italia rural.

Mapas «de película»
Tampoco falta el cine en esta vanguardia. Tom Jenkins ha dado vida en «Address Is Approximate» a una animación en la que un juguete se embarca en un viaje por todo el país a través de la pantalla de un ordenador. El corto de Pixar generando 1,3 millones de vistas la primera semana en la Red, indica Mark Wright en la web de «Mashable».