IU por la Base: «Griñán el consejero de los ERE no se puede ir de rositas»

El PP critica que Valderas haya pasado en meses «de ser el fiscal, a su abogado defensor»

Griñán y Valderas conversan en uno de los salones de San Telmo
Griñán y Valderas conversan en uno de los salones de San Telmo

Sevilla- «IU ha asumido la corrupción del PSOE al no pedir responsabilidades políticas a Griñán ni a Chaves en sus conclusiones –de la comisión parlamentaria que investiga las irregularidades en expedientes de regulación de empleo (ERE) tramitados por la Junta entre 2001 y 2010–. Busca mantenerse en el poder, que Valderas conserve su sillón de vicepresidente, a costa de cambiar totalmente sus posicionamientos y transformar los valores con los que se presentaron a las urnas, por lo que sus votantes no se van a sentir muy cómodos», auguró ayer el portavoz popular en la Cámara, Carlos Rojas.

Casi al mismo tiempo se reunía IU por la Base, corriente que integra a la CUT-BAI y a otros sectores de la coalición de izquierdas, para, entre otras cuestiones, elaborar su diagnóstico sobre la propuesta de dictamen hecha pública por su formación, que coloca a los ex consejeros de Empleo José Antonio Viera y Antonio Fernández en la cúspide de la responsabilidad política en el «caso ERE».

La federación se mueve por lindes farragosas. Pese a que, como recuerdan fuentes de IU por la Base a LA RAZÓN «hemos defendido durante meses que este tema era el gran escándalo del régimen socialista, que se habían repartido millones por la cara a amigos y gente cercana al PSOE, para desgracia de los parados que se quedaron sin las ayudas públicas», ahora IU forma parte del Ejecutivo andaluz, como socio de gestión de los socialistas.

Una posición que no justifica para este ala de la federación que se hayan movido visiones. «Queremos que se pidan más responsabilidades políticas. Griñán no se puede ir de rositas, después de haber sido el consejero de Hacienda de los ERE», plantean las mismas fuentes.
Es más, consideran «timorato» que «la dirección de IU sólo haya apuntado en sus conclusiones a personas que ya no están, que en la actualidad no ejercen cargos públicos». En concreto el diputado sevillano y miembro de la CUT, Manuel Rodríguez, plantea a este periódico otra idea: «No podemos defender al Gobierno andaluz con carácter retroactivo, la gente no lo va a entender», desliza.

Sin embargo, el portavoz parlamentario de IULV-CA, José Antonio Castro, mostró a Ep su «satisfacción» por el trabajo que su Grupo ha llevado a cabo en la comisión. Insistió en que las flechas de la federación apuntan a Viera y a Fernández por su presunta implicación en las irregularidades detectadas y son, dijo, «irrenunciables». En ese sentido, afirmó «no comprender» cómo el PSOE-A «no ha sido capaz de ver que las malas prácticas en la Consejería de Empleo se extendían a todos sus dirigentes», dado que los socialistas sólo han apuntado al ex director general de ese departamento, Francisco Javier Guerrero, como el artífice «exclusivo» del fraude que investiga también la Justicia. Palabras que para IU por la base «no son suficientes».

Y si para la oficialidad de la federación izquierdista la culpa de los ex consejeros está demostrada, para el PP «no hay ni un solo espacio para la duda de que hay una responsabilidad política gravísima de Chaves y Griñán». «Fueron los capitanes de la nave y miraron para otro lado, pese a las quince advertencias de la Intervención General de la Junta», censuró Rojas. Para el popular, «la postura del PSOE es escandalosa para intentar salvar a Griñán». Se explica: «Ha cambiado su teoría de los cuatro golfos por un solo golfo –Guerrero– y esto es una golfería en sí misma que no se puede creer nadie». Rojas se refiere también a Valderas para criticar que haya pasado «en unos meses» de «pedir la dimisión de Griñán a ser su cómplice, de ser fiscal a ser su abogado defensor».

De parte del PSOE-A, el vicesecretario general, Mario Jiménez, mantuvo que «respetan» las conclusiones ajenas pero que no comparten las del PP y tampoco las de IU «a la hora de establecer responsabilidades más allá de la Dirección General de Trabajo».