Rusia estudia levantar el veto a los productos agrícolas de la Región

Rusia acordó ayer con la Comisión Europea (CE) el levantamiento al veto de las verduras procedentes de la UE, con la condición de que éstas cuenten con un certificado de seguridad expedido por laboratorios europeos, según anunció ayer el Ejecutivo comunitario.

El mercado ruso volverá a aceptar productos españoles, siempre y cuando tengan un certificado de seguridad durante un periodo transitorio que acabará 10 días después del último caso
El mercado ruso volverá a aceptar productos españoles, siempre y cuando tengan un certificado de seguridad durante un periodo transitorio que acabará 10 días después del último caso

De esta forma, Moscú desbloqueará las exportaciones «en las próximas horas», aunque para permitir la entrada de hortalizas europeas en su territorio, exigirá la garantía de éstas tengan dicha certificado de seguridad durante un período transitorio que acabará diez días después de que se haya registrado el último casi de infección de la cepa de E. Coli en la UE.
Con esta noticia, los agricultores y exportadores murcianos mostraron su satisfacción, ya que podrán volver a comercializar sus productos en el país.

Así, la organización profesional agraria Asaja Murcia manifestó su satisfacción y alegría ante el anuncio realizado por la Comisión Europea. De esta manera, el secretario general de Asaja Murcia, Alfonso Gálvez Caravaca, señaló que esta noticia es «muy importante» para el sector hortofrutícola español y supone «la normalización en la comercialización de hortalizas en el mercado ruso». El titular de Asaja apuntó que «el acuerdo llegado entre la Unión Europea y Rusia supone el levantamiento a este veto injusto y trae consigo que se reanuden las exportaciones hortícolas de forma inmediata».

Gálvez Caravaca comentó respeto al mercado ruso que, «se trata de un mercado muy importante para el sector hortofrutícola murciano y español, por eso la apertura nuevamente de este mercado es un gran paso para poder recuperar la confianza tanto de los consumidores como la normalización al completo en el comercio de hortalizas europeas con Rusia». El titular de Asaja Murcia resaltó que «esperamos que todo vuelva a la normalidad, ya que las pérdidas ocasionadas por la crisis del pepino han sido devastadoras para el sector agroalimentario murciano».

Por su parte, el secretario de COAG-IR Murcia, Francisco Gil, aseguró a LA RAZÓN que esta apertura de fronteras «facilita las cosas a los agricultores» ya que muchos productos que se iban a destruir podrán comercializarse y se intentará perjudicar lo menos posible, por lo que supone una «muy buena noticia». Asimismo, manifestó que no le «parece bien» que Rusia pida un certificado, ya que en su opinión es una «forma de excusa» porque conocen perfectamente los controles de seguridad que pasan los productos españoles y todo es cosa de su política interior.

En este sentido, Gil añadió que Rusia es un país importante para España ya que su «capacidad económica crece día a día más». Y el libre comercio aumenta gracias al cambio político que sufrió el país hace unos años. En cuanto al resto de países y su situación respecto a los productos agrícolas de producción española, el secretario de COAG, Francico Gil, explicó a este periódico que se está volviendo a la normalidad «poco a poco».

El problema del diferencial de precios

El secretario de COAG-Ir, Francisco Gil, declaró ayer que el problema que existe ahora es la diferencia de precios entre el agricultor y el consumidor. Y es que, los intermediarios están utilizando precios abusivos a la hora de comprar los productos agrícolas y el diferencial de precio entre lo que el agricultor recibe y el consumidor paga, «es espectacular» y ambos resultan perjudicados. Por lo tanto, Gil apuntó que es necesario que «el mercado se reactive» para regresar a la normalidad «cuanto antes».