Goleador sin gol

«No quiere hablar», decía el encargado de prensa de la Selección sub'21 en los primeros días de concentración en Las Rozas. Adrián llegó al equipo nacional preocupado por su futuro. No sabía, y sigue sin saber, si jugará en el Atlético o continuará en el Deportivo la próxima temporada.

Adrián López, el pichichi del torneo
Adrián López, el pichichi del torneo

Acaba contrato con el equipo gallego, pero su presidente asegura que una cláusula le permite extenderlo de manera unilateral. Pero él ya se ha comprometido con el Atlético, que creía ficharlo gratis. Por eso y por su timidez, prefería resguardarse de los periodistas. Pero el calor del equipo y los goles hicieron que se fuera soltando, en el campo y en la sala de prensa. Los informes de los ojeadores del Atlético le definen como «el mejor delantero de España sin gol».

Parece extraño definir así al máximo goleador de la Eurocopa sub'21, pero esta temporada sólo ha conseguido ocho tantos con el Deportivo. Más que nunca. El Atlético se fijó en su juego más que en su remate. Las dudas sobre su acierto ante la portería le convirtieron en un jugador muy cuestionado en las alineaciones de Luis Milla. Sólo había marcado cuatro goles en catorce partidos con la sub'21, pero el técnico le dio confianza desde el comienzo y era Bojan el que esperaba. Sabía que Adrián mejora su rendimiento con la Selección.

La estadística dice que ya fue Bota de Plata en el Mundial sub'20 de Canadá en 2007. Sólo Agüero marcó más goles que él. Lo que no dicen los números es que, si hubiera marcado alguna de las oportunidades que tuvo en los cuartos de final ante la República Checa, España hubiera llegado más lejos en aquel campeonato. Adrián era también una de las mayores preocupaciones de Mata, su amigo y compañero de habitación. «Se lo merece todo», dijo el valencianista después de los dos goles del delantero ante Bielorrusia. No está mal para un delantero sin gol.