Barrio Sésamo llega a Afganistán

Los niños afganos pronto podrán divertirse y formarse igual que desde hace décadas lo llevan haciendo millones de niños de todo el mundo: viendo 'Barrio Sésamo'.

Los creadores de la serie han trabajado con dos canales de televisión afganos y con el Ministerio de Educación en la versión afgana, que comienza el jueves y cuenta con retales de la vida afgana y con los teleñecos de la versión original estadounidense.

La serie pretende desarrollar el gusto por aprender en la juventud de Afganistán. En torno a un 45 por ciento de la población tiene menos de 15 años y muchos tendrán difícil conseguir una educación, dijo Mansud Sanjar, director del canal de TOLO TV, que emitirá el programa en dari, uno de los idiomas de Afganistán.

"Menos de dos tercios de los niños están matriculados en la escuela primaria", dijo a los periodistas y a niños que habían sido invitados para conocer a Coco y Epi en Kabul. "'Barrio Sésamo' es sin duda el programa de televisión infantil más influyente del mundo. Fue el primer programa que empleó la televisión para educar", dijo.

Para niños y mayores
La serie, financiada por la embajada estadounidense en Kabul y conocida en Afganistán como 'Baghch-e-Simsim', también se retransmitirá en pastún en otro canal, LEMAR TV. "'Barrio Sésamo' no es sólo para niños", dijo Ryan Crocker, embajador estadounidense en Afganistán.

"Los profesores descubrirán que los personajes de 'Barrio Sésamo' pueden ayudar a los niños a empezar el colegio bien preparados
. Los niños afganos que vean 'Barrio Sésamo' estarán preparados para empezar el colegio conociendo el alfabeto y los números".

El sistema de educación afgano, como muchas otras funciones gubernamentales, sufre de escasez de fondos, y las infraestructuras están dañadas tras años de guerra.

Este año, un alto cargo de la OTAN dijo que sólo uno de cada diez afganos que solicitan trabajar en el Ejército y la policía saben leer y escribir.

Crocker dijo que la primera vez que estuvo en Afganistán en 2001, sólo había escolarizados 900.000 niños, pero esa cifra se ha incrementado a más de 8 millones.