Wert pide con «pesar» un esfuerzo al profesorado en los ajustes de educación

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha pedido hoy a los docentes que contribuyan al esfuerzo nacional para la consolidación presupuestaria, volver a crecer y crear empleo, y lo ha hecho con "pesar"porque ya sufrieron el recorte salarial de los funcionarios en 2010, gobernando el PSOE.

Wert ha pedido esta mañana al pleno del Congreso la convalidación del real decreto-ley de medidas urgentes para racionalizar el gasto educativo, con el que las comunidades podrán ahorrar en conjunto 3.000 millones de euros, según sus necesidades, para no superar el 1,5 por ciento de su PIB como déficit público autonómico de este año.

Uno de esos ajustes es el establecimiento para el profesorado de un mínimo de 25 horas lectivas semanales en infantil y primaria y 20 en el resto de enseñanzas no universitarias.

El ministro ha justificado que se trata de mejorar la eficiencia en la inversión educativa y su gestión y cumplir el "inexcusable"objetivo financiero público comprometido en la Constitución y con la UE.

"Son medidas excepcionales para una situación excepcional", ha enfatizado Weert, quien se ha referido al desvío de 26.000 millones de euros en el déficit nacional de 2011 sobre las previsiones del gobierno anterior.

Esta situación, "más difícil que lo previsto", ha obligado a incluir entre las medidas "algunas más dolorosas"de lo que al Gobierno le hubiera gustado.

No obstante, se intenta avanzar en la eficiencia del sistema educativo "sin renunciar a mejorar"la calidad y reducir el abandono escolar prematuro, dado que la creciente inversión educativa de años anteriores no ha evitado que los resultados académicos del alumnado español estén "a la cola"de las pruebas de PISA.

Algunas de las medidas deberían tomarse en cualquier caso por las rigideces del sistema, ha dicho. Ha precisado que esta norma no forma parte de las reformas educativas que va impulsar el Ministerio, pero es un requisito previo "indispensable"para que puedan llevarse a cabo.

Ha asegurado que se basan en un principio de "amplia flexibilidad", pues depende de cada comunidad cómo se apliquen.

Ha asegurado que el decreto se ajusta a la Constitución tanto en la forma como en el fondo, así que no invade competencias autonómicas.

Ha rechazado que se vaya a despedir a más de 40.000 profesores interinos, como ha calculado el PSOE, pues es una "hipótesis", ha dicho el ministro, basada en que todas las CCAA apliquen al máximo todas las medidas sobre alumnado y profesorado.

Es mucho más importante en la calidad educativa, ha asegurado, mantener la motivación de los profesores que una determinada ratio de alumnos por aula (cuyo máximo se incrementa un 20 por ciento).

Criticado sobre la "falta"de diálogo con el sector educativo, ha indicado que lo más importante era conocer el criterio de las comunidades, que tienen que aplicar el decreto, y fueron convocadas en dos conferencias sectoriales antes de que el Gobierno aprobara el decreto.

Además, ha añadido, concurren circunstancias extraordinarias y de urgente necesidad.

También ha rechazado que las medidas tengan que ver con lo ideológico, sino con la búsqueda de eficiencia.

"Si quiere que discutamos de ideología educativa -ha dicho Wert al portavoz socialista, Mario Bedera-, con mucho gusto lo haremos cuando discutamos la reforma educativa (...), que está orientada a mejorar la calidad de la educación".

Wert se ha mostrado abierto al diálogo de buena fe con el PSOE, no tanto sobre el decreto, contra el que votarán los socialistas, sino sobre la reforma del sistema educativo.