Aznar agradece a Rato y a Rajoy «lo hecho por España»

En la presentación de sus «Memorias», el ex presidente se muestra orgulloso de hacer «indestructible» al PP

Aznar agradece a Rajoy y Rato lo mucho hecho y que siguen haciendo por España
Aznar agradece a Rajoy y Rato lo mucho hecho y que siguen haciendo por España

MADRID- El ex presidente del Gobierno y presidente de FAES, José María Aznar, presentó ayer en sociedad su libro «Memorias I», editado por Planeta. A modo de diálogo, se sometió a las preguntas del periodista Carlos Herrera, que entre chascarrillos le interpeló por algunos capítulos de la obra. Uno de los que habína despertado un gran revuelo es el que dedica a su sucesión, en la que Rato rechazó hasta en dos ocasiones la posibilidad de ser su sucesor antes de que Rajoy fuera designado. Por eso, Herrera le preguntó si el hecho de que estuvieran tanto el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como Rodrigo Rato presentes en la presentación del libro, en primera fila y con cara sonriente, ¿es porque lo ha hecho bien?

Aznar agradeció tanto a Rajoy como a Rato «lo mucho que hicieron durante muchos años y que aún siguen haciendo por España por el bien de España», un reconocimiento que también hizo extensivo a Jaime Mayor Oreja, que no pudo asisitir porque sigue convaleciente por una caída. El ex presidente indicó que pensó que «tomando esa decisión fortalecía institucionalmente al país». Además, subrayó que en ningún momento ha sentido melancolía por dejar el poder y, frente a las voces que decían que quería retirarse de la primera línea pero seguir mandando, dijo que si hubiera sido cierto ese deseo, se habría vuelto a presentar a la Presidencia del Gobierno porque la mayoría de su partido le habría apoyado. Aznar señaló que una de las cosas de las que más orgulloso se siente tras su etapa al frente del PP es haber hecho un partido «casi indestructible» algo que dijo, debe a Manuel Fraga.
Aznar tampoco rehuyó la actualidad. Directo y contundente se refirió también a los resultados de las elecciones en Cataluña de las que dijo que han demostrado el «fracaso muy grande» de CiU y que «los nacionalistas, en líneas generales son malos gobernantes, y cuando intentan gobernar los territorios que dicen que son suyos normalmente organizan grandes líos y generan grandes problemas», añadió. El presidente de FAES reiteró que «España no se va a romper, que antes se rompería Cataluña» y subrayó tajante que «el futuro del país se decidirá entre todos los españoles».

También se refirió a la composición del nuevo Parlamento catalán y advirtió de que es el que tiene una mayor fragmentación política entre todos los que hay en España. Dijo que no le gusta hacer valoraciones triunfalistas pero todo el mundo debe extraer lecciones de lo ocurrido en Cataluña y, en particular, los nacionalistas. Recordó que no es la primera vez que se vive una crisis como la generada por la apuesta soberanista de Cataluña y se remontó a la ya vivida en España en 1934. Además, comparó la actitud de CiU con la que protagonizó el PNV años atrás con propuestas como el plan Ibarretxe, que dijo que era «prácticamente lo mismo» que ahora plantea Artur Mas. Aznar señaló también que no le gusta que en política se agiten los sentimientos, como cree que, «desgraciadamente», ahora ha ocurrido. También aprovechó para defender las negociaciones que protagonizó siendo presidente del Gobierno con el presidente de la Generalitat Jordi Pujol. Los acuerdos a los que llegó con él, dijo, fueron razonables y públicos y consideró que debieron de estar bien porque, años después, los españoles le concedieron la mayoría absoluta en las urnas.

También recordó las cuatro veces en las que la banda terrorista ETA intentó asesinarle, algo que definió como «gajes del oficio», y subrayó que eso le permitió «estar más cerca de las víctimas, entender su dolor», a la vez que reiteró que no se acercó a presos, y que no cambió la política de dispersión durante la tregua.

El «secreto» del cuaderno azul

«Señor presidente, señor presidente...». Hasta cinco veces el periodista Carlos Herrera repitió estas palabras para presentar a Aznar. Con retranca, le preguntó por varios capítulos del libro, entre ellos el del cuaderno azul donde el ex presidente había escrito el nombre de su sucesor, «del que sólo apuntó el primer apellido» por que si el avión en el que viajaban no llegaba a tierra debido a la «pérdida de aceite» de la aeronave, quedaría constancia de su elección. «¿Creyó que su cuaderno azul era indestructible al fondo del mar»?, le preguntó.