Moda tóxica

Salir de compras es cada vez más complicado si se tienen en cuenta los estudios de Greenpeace. La ONG viene denunciando desde hace años la utilización de productos tóxicos para la elaboración de la ropa y acaba de hacer un estudio en el que queda de manifiesto que estas sustancias permanecen en los productos cuando llegan al mercado, incluso en grandes marcas que no son precisamente económicas.

Además, desmonta la teoría de que los productos «sospechosos» son «Made in China». El informe «Trapos sucios 2: aireando la ropa» concluye que de las 78 prendas analizadas, 52 contenían sustancias perjudiciales para la salud, lo que supone un preocupante 67 por ciento del total. Además, indica que la procedencia de los productos contaminados comercializados por las grandes marcas afectadas –Calvin Klein, Ralph Lauren, Nike y Adidas, va más allá de China, porque fueron elaboradas en doce países distintos.
Con estos datos, para Greenpeace queda demostrado que el uso y la liberación de productos químicos peligrosos –sobre todo el proceso de blanquemiento y tintado de las telas–, es un «problema generalizado» con graves consecuencias a largo plazo y de largo alcance para las personas y el medio ambiente. La sustancia detectada es el nonilfenol etoxilato, que se comporta como alterador hormonal y, en principio, no supondría un peligro directo para las personas que las visten.

Los expertos son de la misma opinión, los consumidores deben estar tranquilos. Jorge Núñez, de la especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública de la Clínica Universidad de Navarra, insistió en esta idea: «Hay que estar tranquilos porque la presencia de estas sustancias en la ropa no es habitual». Sobre las consecuencias de estas sustancias químicas en el organismo dijo que «podrían alterar el equilibrio del sistema hormonal del organismo, aunque es difícil determinar dicho efecto debido al gran número de variables involucradas como la edad, la dieta, el nivel de actividad física, la ocupación, ciertas características genéticas, y la condición general de salud».

Sin embargo, Núñez la sustancia detectada es de las más perjudiciales porque pueden degradarse a nonilfenol, cuya actividad puede imitar los efectos de la hormona natural 17-beta-estradiol, pudiendo interferir en el equilibrio hormonal». Por ello abogó por el establecimiento de un mayor control: «Toda medida que vele de manera efectiva por la salud de la población es bienvenida».

Además, la Unión Europea lleva años trabajando para evitar estas situaciones. De hecho, en 2007 aprobó un reglamento que introduce el principio de precaución y establece un marco para la sustitución de las sustancias más peligrosas. A partir de ese momento, lon los propos productores de las sustancias químicas los responsables de demostrar que una sstancia no es peligrosa ni supone una amenaza para la salud o el medio ambiente antes de ponerla en el mercado.

Lista Rapex

Una de las medidas de control es la lista de productos peligrosos detectados. La UE, a través deRapex (siglas en inglés de la comisión para la protección del consumidor) publica de forma periódica de los productos peligrosos detectados. El último reporte, realizado a primeros de agosto, incluía 35 productos peligrosos –la mayoría relacionados con productos electrónicos–, todos localizados fuera de España. Las ocho alertas en productos textiles afectaban a artículos comercializados en Malta, Polonia, Portugal, Dinamarca, Austria y Francia y tienen que ver con productos químicos fundamentalmente en bolsos y zapatos fabricados en China. Sólo en el mercado europeo existen unas 100.000 sustancias químicas distintas, que se mezclan para formar productos o preparados comerciales. Sin embargo, son pocos los estudios sobre los efectos sobre la salud.

Greenpeace vela desde hace años por la utilización de productos que no contaminen y no sean perjudiciales para el ser humano. Así, en 2006 puso en marcha la campaña Moda sin Tóxicos, en la que con la colaboración de Inditex (empresa matriz de Zara), logró la participación de Ágatha Ruiz de la Prada, Anke Schölder, Antonio Pernas, Carlos Díez, Carmen March, David Delfín y Hannibal Laguna, entre otros.

La gran preocupación de Greenpeace es cómo afectan estas sustancias al medioambiente. Así, la organización denunció hace seis semanas que las marcas con proveedores en China, vertían un «cóctel» de sustancias químicas a los deltas de los ríos Yangtzé y Perla. Una de las primeras consecuencias de este informe fue el compromiso de marcas como Nike y Puma de eliminar todos los vertidos de sustancias peligrosas de su cadena de suministro y de sus productos.

SEÑALADAS
Greenpeace es el gran fiscalizador de las empresas textiles del mundo. Desde hace años estudia los efectos de esta industria en el medio ambiente y ha denunciado denunciar que el 70 por ciento de los ríos de China han sido contaminados por estas empresas. La grandes empresas señaladas en el último informe son:
•Abercombie & Fitch
•Adidas
•Calvin Klein
•Converse
•G-Star Raw
•H&M
•Kappa
•Lacoste
•Li Ning
•Nike
•Puma
•Ralph Lauren
•Uniqlo
•Youngo