El túnel del AVE asoma por Atocha

Comienza la excavación del pozo para la llegada de la tuneladora

La circulación en la glorieta de Carlos V se verá reducida a cuatro carriles en la zona de las obras
La circulación en la glorieta de Carlos V se verá reducida a cuatro carriles en la zona de las obras

MADRID-Un pozo, cuya excavación comenzó ayer en la glorieta de Carlos V, dará la bienvenida a la tuneladora que desde XXX avanza para abrir el túnel que conectará el AVE Atocha-Chamartín. Una superficie de aproximadamente 500 metros cuadrados de obra situada junto a la isleta que separa el tráfico de vehículos en dirección hacia el paseo de Santa María de la Cabeza y la ronda de Atocha del procedente del paseo de las Delicias y la calle de Méndez Álvaro, servirá de pozo de tratamiento para el futuro túnel de ancho internacional. Unas obras que forman parte de las actuaciones previas a la llegada desde Chamartín de la tuneladora, que tendrá que entrar hasta la estación de Atocha para finalizar el que será el «tercer túnel de la risa», nombre acuñado por la tardanza de la obra de los tres túneles que unen estas dos estaciones. Para descongestionar la afluencia de Cercanías y de AVE. 7,3 kilómetrosAsí, el objetivo de este tercer túnel en ancho internacional (UIC) será de articular la conexión de todas las líneas de alta velocidad con origen o destino en la mitad norte peninsular con las que tienen origen o destino en la mitad sur peninsular. El trazado del túnel tiene una longitud de 7,3 kilómetros, de los que 6,8 discurrirán soterrados. La mayor parte de la excavación se realiza con tuneladora, salvo el cruce de la calle de Mateo Inurria, junto a la cabecera sur de la estación de Chamartín, donde se está ejecutando un falso túnel de 110 metros de longitud, mediante pantallas de pilotes y losa, al abrigo del cual pasará la tuneladora. El trazado continúa, en sentido Norte-Sur, por la calle de Francisco Suárez hasta la plaza de la República Argentina. Sigue el eje longitudinal de la calle Serrano hasta la calle de Alfonso XII y finaliza en la glorieta del Emperador Carlos V. Discurrirá por debajo de ocho líneas de metro y de los dos túneles en ancho convencional ya existentes entre Chamartín y Atocha (por Recoletos y Sol), a una profundidad media de 45 metros. Sólo pasará por encima de una línea de metro, la L-9.