«Es una virtud hacer muchas cosas y muy distintas»

El jueves y el viernes de esta semana se celebra en Madrid el Foro Global de alumnos de Wharton, donde expertos y líderes empresariales de todo el mundo expondrán sus puntos de vista acerca de la crisis, la industria inmobiliaria, las finanzas, el turismo o la energía, entre otros temas. El presidente del club de Wharton en España es Pelayo Primo de Rivera, un experto en finanzas que a pesar de ser un hombre joven cuenta con un largo currículo a sus espaldas.

«Es una virtud hacer muchas cosas y muy distintas»
«Es una virtud hacer muchas cosas y muy distintas»

Seguramente la mayoría de la gente no sabrá qué es el Club Wharton. ¿Por qué no me lo explica?-Es la asociación de antiguos alumnos de la Universidad de Wharton, que es parte de la Universidad de Pensilvania, una de las más antiguas de EEUU. De hecho, la escuela de negocios de Wharton es la más antigua del mundo con más de 105 años de vida. En España somos unos 250 ex alumnos y, de ellos, 120 son socios del club.-¿Y en qué consiste este Foro global que organizan la próxima semana?-Es una actividad que realiza la universidad desde hace 15 años. Normalmente hacemos tres reuniones anuales, una en Europa, otra en Latinoamérica y otra en Asia, en las que se debaten los temas de mayor actualidad. Ésta es la segunda de este año, la anterior fue en Seúl, y hablaremos sobre energía, turismo, el mundo financiero y las crisis en la industria inmobiliaria. -La mayoría de las personas están acostumbrados a vivir de un trabajo, de una profesión, ¿cómo se ordena la mente de un ejecutivo que está en varios consejos de administración?-Una de las virtudes que da hacer un master exigente, como el de Wharton, es la capacidad de hacer muchas cosas en actividades diferentes. Aceptar retos en áreas que no tienen nada que ver unas con otras. Al final la experiencia y el orden es lo que te permite hacer tantas cosas distintas. -¿Cómo se convive con el estrés?-También se aprende a no tener estrés y a medir la importancia real de cada cosa. Yo creo que el estrés viene cuando aparece alguna circunstancia extraordinaria en alguno de los frentes que tienes abierto, pero si dominas y controlas la situación no tiene por qué aparecer.-¿El deporte se convierte en algo imprescindible para sobrevivir a la presión?-Sí. No se trata de hacer un deporte exigente físicamente, el que pueda que lo haga, sino de verlo como una evasión, como un entretenimiento que te mantiene la mente relajada de los problemas que surgen durante la semana. Yo suelo jugar al golf porque las lesiones me impiden hacer otros ejercicios más duros que antes sí practicaba.-Otro de los problemas son las comidas de trabajo que en la mayoría de los casos suelen ser bastante copiosas. ¿Cómo se lucha contra eso?-Lo primero es intentar evitarlas. Y eso se consigue cambiándolas por desayunos de trabajo o reuniones que normalmente son más productivas. Está claro que cada vez se tiende más a eso. También es verdad que a veces son inevitables, entonces lo mejor es plantearse una comida más liviana el resto de la semana y dejarse llevar porque delante de un buen plato es muy difícil decir que no. -¿Usted suele tomar bebidas excitantes?-No, no las he probado nunca. Lo que sí he tomado son bebida energéticas después de hacer un ejercicio físico para reponer sales, pero excitantes nunca. Aun así, el sentido común me dice que, como todo en la vida, serán buenas siempre que no se abuse de ellas.