Hallan el cadáver de un anciano atado y con la cara desfigurada

La Policía encontró revueltos los enseres del piso de Antonio, de 72 años

La Policía buscaba anoche pistas sobre la muerte de este hombre en el segundo B del número 6 de la calle Mérida, en Moratalaz
La Policía buscaba anoche pistas sobre la muerte de este hombre en el segundo B del número 6 de la calle Mérida, en Moratalaz

MADRID- Sus vecinos le encontraron tumbado boca arriba en su sillón. Atado y con la cara desfigurada. La casa de Manuel R. A., de 72 años, estaba revuelta cuando los agentes de la Policía se presentaron en su domicilio en el número 6 de la calle Mérida. Los residentes de este inmueble del madrileño barrio de Moratalaz no daban crédito a lo que había ocurrido en el segundo B. A eso de las ocho y media de la tarde se encontraban la puerta del piso de Antonio entreabierta, sucedía algo raro y no se atrevieron a entrar. Unos minutos después avisaban al 091.
Agentes de la Policía se desplazaron al lugar y a las 20:50 encontraban a un varón que superaba la mediana edad semitumbado en el sofá del salón de la vivienda. Estaba en posición decúbito supino, precisaron fuentes de la Jefatura Superior.
Sanitarios del Samur-Protección Civil que también fueron requeridos en este suceso, certificaron poco después la muerte del anciano, que presentaba golpes en la cara, entre otros signos de violencia, aseguró un portavoz de Emergencias Madrid. No se pudo hacer nada por su vida.
Las primeras pesquisas apuntan a que a Antonio murió tras recibir una paliza. El cuerpo presentaba graves signos de violencia.
Una inspección judicial determinará las causas en las que se desarrolló este presunto homicidio, al objeto de detener al autor o autores del mismo. Al cierre de esta edición agentes de la Policía Nacional inspeccionaban los alrededores de la vivienda y buscaban huellas o cualquier otro tipo de pista en el piso. Los agentes trabajan con la hipótesis del robo.
El de Moratalaz no es el único suceso ocurrido el pasado fin de semana. El sábado por la noche, en la calle Amposta (San Blas), un hombre de 50 años resultó herido de gravedad tras recibir ocho puñaladas en el cuello y la espalda. Una de ellas le afectó un pulmón. Se encuentra ingresado en el hospital 12 de Octubre con pronóstico grave.