Un policía local reconoce que hizo labores de escolta fuera de servicio

Tres agentes responsabilizan del cobro de tasas ilegales a un compañero fallecido

Sevilla- El primer día del juicio contra los policías locales imputados por su supuesta participación en una trama dedicada al cobro ilegal de tasas se saldó con una curiosa declaración. Uno de los agentes reconoció ante la juez que en tres ocasiones hizo labores de escolta o corte de tráfico, aunque siempre fuera de servicio, vestido de paisano, sin distintivos oficiales y sin usar su condición de agente. Tal y como apuntó, realizaba un trabajo «extra» de «peón» que consistía en descargar y colocar vallas para facilitar el trabajo de la grúa municipal.

En total, la magistrada tomó declaración a seis imputados, acusados de un delito de cohecho. Otros tres policías negaron haber participado en esta presunta red y señalaron como responsable al compañero encargado del cobro de las tasas, fallecido hace unos meses.

También declaró el director de una de las empresas de grúas, quien se acogió a su derecho a responder únicamente a su defensa y aseguró que sólo contrató esos servicios con el policía fallecido, una actividad que realizaba en su tiempo libre.

El sexto imputado que compareció, empleado de una gestoría especializada en la retirada de multas, reconoció que llamó a algunos de los policías por teléfono, pero lo hizo para solicitar información sobre los recursos posibles y no para pedirles su mediación en la retirada de las sanciones.

Para hoy está prevista la declaración de otros cinco policías y de dos personas ajenas al cuerpo. Igualmente, la juez ha añadido como imputados a un sargento de la Policía Local, responsable de la Unidad de Operaciones, y a otro empleado de una de las empresas de grúas. En total, son ya diez los policías locales imputados por haber participado en el cobro ilegal de tasas.

Según la defensa, a partir de 2008 la recaudación de estos ingresos por transporte disminuyó drásticamente al producirse una modificación de la normativa que definía las dimensiones máximas de los transportes especiales con necesidad de escolta de acompañamiento.

Los agentes imputados que se encuentran actualmente en activo fueron cambiados de unidad de manera cautelar mientras se lleva a cabo la investigación judicial. Asimismo, y una vez que se tuvo conocimiento de los hechos, el Ayuntamiento decidió abrir expediente disciplinario contra los nueve policías implicados en los hechos, aunque no adoptará medidas administrativas ni disciplinarias contra ellos hasta que concluyan las actuaciones judiciales.

La actividad juzgada tuvo lugar, presuntamente, durante los años 2007 y 2008 y el caso trascendió a raíz de que un Policía Local fuera detenido dentro de una operación que se saldó con la intervención de 1.500 kilos de hachís.


«Si hay alguna conducta que sancionar, que se haga»
Desde el Ayuntamiento no se ha abierto ninguna investigación paralela salvo la adopción de medidas cautelares, pero el alcalde permanece al tanto del procedimiento. «Queremos que se esclarezcan los hechos y si hay alguna conducta que sancionar, que se haga. Por un lado tenemos la presunción de inocencia pero por otro el respeto a la decisiones judiciales», comentó Zoido, que ha demostrado desde su llegada al cargo estar muy encima de la Policía y del cuerpo de Bomberos.


A raíz de otra operación
1. OrigenLa investigación judicial comenzó después de que un agente de la Policía Local fuera detenido por la Policía Nacional, dentro de una operación contra el tráfico de estupefacientes que se saldó con la intervención de 1.500 kilos de hachís.
2. RegistroLa Policía Nacional registró la taquilla del agente detenido y, a raíz también de varias escuchas, la juez decidió investigar el presunto delito en una pieza separada.
3. CronologíaAl parecer, los hechos tuvieron lugar entre 2007 y 2008 y cobraron por servicio entre 20 y 80 euros.
4. ApartadosLos agentes imputados fueron cambiados de unidad de manera cautelar.