FC Barcelona

La Romareda se vuelve a rendir ante Messi (0-2)

El Barça, poco brillante pero eficaz, agravó la crisis del Zaragoza gracias a dos goles del argentino

Messi hizo doblete ante el colista
Messi hizo doblete ante el colista

Si existiera una realidad paralela en la que Leo Messi no jugara en el Barcelona, resultaría muy complicado adivinar qué rendimiento estaría ofreciendo el equipo de Guardiola en este principio de temporada. La estrella argentina focaliza cada vez más todo el caudal ofensivo de los azulgrana y es el único que parece tener facilidad para ver puerta. Sus goles están creando una depencia demasiado grande y bien harán sus compañeros en afinar la puntería para quitarle un poco de responsabilidad.

A Messi La Romareda le sienta muy bien. La temporada pasada se lleo el balón del partido después de firmar un «hat trick» y ayer anotó dos goles más para sumar a su interminable cuenta que significaron el triunfo azulgrana ante el Zaragoza. Los problemas que está demostrando el Barça en el Camp Nou los aparca cuando juega lejos del calor de su afición. Suma ya cuatro victorias seguidas fuera de casa en este principio de campeonato, batiendo el récord del cub.

El partido presentó un interesante duelo táctico entre ambos entrenadores. Gay decidió apostar por una defensa de cinco hombres ante la visita del Barça, renunciando por completo al balón y amparándose en la falta de puntería de los azulgrana. Guardiola respondió con un novedoso 3-4-3, que utilizó por primera vez de inicio, al más puro estilo Cruyff.

El Barcelona dominó la posesión del balón desde el principio de manera casi insultante, pero no llegaba con demasiado peligro a la portería de Doblas. A pesar de todo, el equipo azulgrana salió atenazado sin explicación alguna y no estuvo demasiado brillante. Busquets, en el medio centro, perdió muchos más balones de lo que es habitual y Alves, reconvertido a interior, tuvo un día para olvidar.

El Zaragoza ofreció una imagen bastante pobre. Mucha actitud pero poca aptitud. Los jugadores de Gay fueron agresivos intentando robar el balón y cortar el juego azulgrana, pero a la hora de crear se mostraron de lo más incapaces. Aunque el Barça dominaba, el partido no se decantaba y Braulio pudo hacerlo pero, solo ante Valdés, golpeó el balón de manera lamentable y erró una oportunidad única de cambiar el signo de la noche.

Lo que falló Braulio no lo falló Messi, al borde del descanso, que recibió un genial pase de Villa en un contragolpe y batió a Doblas con la facilidad que en él es habitual. El tanto plasmaba el dominio azulgrana en el partido y permitía respirar un poco al sufrido banquillo azulgrana.

La segunda mitad se inició con una jugada que acabó por definir el choque. A Ponzio se le fue la cabeza y sin balón por medio le dio un manotazo a Dani Alves en la nuca que vio el asistente. Pérez Lasa no lo dudó y lo mandó al vestuario a reflexionar. Con el Zaragoza colista y en plena crisis, y el Barça sólo un gol por delante, la acción del argentino merece algo más que una mera expulsión por parte de club maño.

La inferioridad númerica no torció el guión del partido, el equipo continuó con la pelota de lado a lado, de jugador a jugador del Barça, y los locales corriendo y mirando. El segundo gol de Messi acabó por desterrar todos los sueños de remontada y por confirmar que el argentino y La Romareda viven un idilio. La recta final del choque sólo sirvió para demostrar que Villa, muy a su pesar, sigue reñido con el gol. Ayer se volvió a topar con la madera por cuarta vez, tantas como goles lleva hasta ahora.

El futuro de Gay es cada vez más negro mientras que en el del Barça siguen sin despejarse las dudas. Los azulgrana son cada vez menos brillantes pero más efectivos. Incluso cuando falta Xavi.


«Los goles de Villa ya entrarán»
Pep Guardiola no ha perdido ni un ápice de confianza en David Villa, a pesar de que el asturiano no atraviesa su mejor racha goleadora. El técnico sigue defendiendo a su pupilo a capa y espada. «Es un jugador que está en constante movimiento y sus desmarques nos generan oportunidades. Si no marca, ya le entrarán», explicó. El «Guaje» se volvió a encontrar ayer con el palo, aunque firmó un gran pase en el primer gol de Messi. Guardiola también admitió que no respiró tranquilo hasta el final: «Un despiste o un córner te pueden costar un gol». José Aurelio Gay, por su parte, es consciente de que está en una situación complicada pero defendió la actitud de sus jugadores, que calificó de «mayúscula». El técnico del Zaragoza lamentó la inferioridad númerica con la que afrontó casi toda la segunda mitad, algo que ya ha sucedido «en varias ocasiones esta temporada».

Ficha técnica:
0 - Zaragoza: Doblas; Diogo, Jarosik, Lanzaro, Contini (Jorge López, min.61), Obradovic; Gabi, Ponzio, Ander Herrera (Marco Pérez, min.61); Braulio y Lafita (Boutahar, min.76).
2 - Barcelona: Valdés; Puyol, Piqué, Abidal; Alves, Busquets (Mascherano, min.87), Keita, Messi; Pedro (Bojan, min.73), Villa e Iniesta (Thiago, min.71).
Goles: 0-1. min.42. Messi; 0-2. min.66. Messi.
Árbitro: Pérez Lasa, del Comité Vasco. Expulsó, con tarjeta roja directa al zaragocista Ponzio (min.47) y al segundo entrenador, Nayim (min.85). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Lanzaro, Gabi, Lafita, Braulio y Ponzio y al visitante Piqué.
Incidencias: partido correspondiente a la octava jornada de liga disputado en el estadio de La Romareda de Zaragoza ante unos 26.000 espectadores.