La enésima losa de Ortega Cano

Pese a mejorar su estado de salud, los datos del análisis de alcoholemia suponen un nuevo revés para el torero, que casi triplicaba la tasa permitida en el momento del letal accidente

Ortega Cano cuadruplicaba la tasa de alcohol, según Toxicología
Ortega Cano cuadruplicaba la tasa de alcohol, según Toxicología

Más del doble de lo permitido. Concretamente, 1,26 gramos de alcohol etílico por litro de sangre, frente al 0,50 permitido. Ésa es la tasa de la muestra extraída a José Ortega Cano tras el accidente de tráfico sucedido en la localidad sevillana de Castilblanco de los Arroyos y que le costó la vida a Carlos Parra, conductor del vehículo con el que chocó frontalmente el matador el pasado 28 de mayo.
Precisamente ayer, un mes y un día después del siniestro, Andrés Avelino Romero, abogado de la familia del fallecido, dio a conocer los resultados de las muestras de sangre de Ortega Cano, remitidas por el Instituto Nacional de Toxicología al Juzgado de Instrucción número 9 de Sevilla. El informe no arroja dudas: el diestro de Cartagena doblaba y casi triplicaba los límites permitidos por la ley.
Asimismo, estos datos corroborarían la versión de las tres llamadas recibidas en Emergencias durante la noche del fatal accidente. En las mismas, producidas en distintos lugares y minutos, se denuncia la «presunta conducción temeraria» de un coche todoterreno de idénticas características al que manejaba Ortega Cano en el choque.
La oficialidad del positivo por alcoholemia supone el enésimo revés para Ortega Cano en los últimos tiempos. Acostumbrado a oscilar con frecuencia entre el clamor del triunfo y la dureza de las cogidas, ahora llega una nueva cornada para echar por tierra el ánimo de su entorno en los últimos días, una vez consumada una ostensible mejoría en su estado de salud. En este sentido, el matador de toros continúa ingresado en el Hospital Virgen Macarena de Sevilla, donde podría pasar a planta la próxima semana. Ya «no depende de la ventilación mecánica y se alimenta con total normalidad», según el último parte facultativo que incide en los «ejercicios de rehabilitación pasiva» que realiza «a diario» como parte de la terapia.
Por el momento, su familia opta por la «cautela». Pese a estar «sorprendidos y contrariados», no valorarán la noticia hasta reunirse hoy mismo con su abogado, Jesús Zapatero, pero «se resignan a lo que dicte la justicia en su momento». Y es que, tras salvar la vida, la espada de Damocles vuelve a pender sobre el torero aunque, esta vez, el resurgir parece más complicado.


Delito penado con la cárcel
Conducir bajo la influencia del alcohol, con o sin accidente de tráfico de por medio, está tipificado como «delito» en el Código Penal a partir de 1,2 gramos por litro en sangre. Rebasar esa tasa supone que el conductor se someta a un juicio del que podría salir condenado con 3 a 6 meses de prisión o con una multa diaria aplicable de medio a un año. Los trabajos para la comunidad y la retirada del permiso de conducción de uno a cuatro años pueden ser otras de las sanciones.