Reformas urgentes para apuntalar la Sanidad

Médicos, enfermeras y proveedores dan por muerto el acuerdo que propugna el Ministerio y exigen cambios de calado para salvar al sistema de la bancarrota. El PSOE defiende la sostenibilidad del modelo y presume de una hoja de ruta 

Reformas urgentes para apuntalar la Sanidad

El cacareado pacto por la Sanidad que con tanto ahínco como escaso impacto mediático trata de impulsar el Ministerio de Sanidad, con la inestimable ayuda del Grupo Socialista e Izquierda Unida en el Congreso, lleva camino de saltar por los aires antes incluso de ver la luz. Al menos así lo estiman los principales representantes del sector sanitario, que dan ya por muerto el acuerdo ante la última avalancha de recortes que han sufrido y la ausencia de interlocución con el Ejecutivo en su definición y puesta en marcha.

La opinión es unánime entre médicos, enfermeras y fabricantes de productos y tecnología sanitaria, y se alinea con la que han expresado también al respecto el PP y CiU. Como alternativa, todos piden valentía al Ejecutivo para que aproveche la grave crisis que azota el país y ponga en marcha reformas de calado, sin avalar todos explícitamente el copago, en un sistema sanitario al que consideran ejemplar, pero «absolutamente insostenible».

Así lo han expresado, al menos, esta semana, Julio Zarco, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen); Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Colegios de Enfermería; Margarita Alfonsel, secretaria general de la Federación de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin); Julio Sánchez Fierro, vicepresidente de la Comisión de Sanidad del PP; y Concepción Tarruella, portavoz de Sanidad de CiU en el Congreso, en el marco del I Club de Debate de la Asociación Nacional de Informadores de Salud (Anis).

Frente al optimismo mostrado por Alberto Fidalgo, coordinador federal de Sanidad del PSOE, quien recordó la reiteración cíclica del debate sobre la sostenibilidad y ensalzó como hoja de ruta para el éxito de dicho pacto los últimos acuerdos del Consejo Interterritorial, el resto de los intervinientes se decantó en cambio por propuestas más realistas para apuntalar la Sanidad. Sánchez Fierro, por ejemplo, demandó mejoras para asegurar la equidad y la cohesión, más financiación, y reformas en la gestión. «Para impulsar un pacto hace falta voluntad, liderazgo, acierto en las propuestas y realismo», dijo el ex subsecretario.Innovar con calidadDesde el lado de los médicos, Zarco recordó que el nivel de gasto es «insostenible» y apostó por un cambio de modelo porque las circunstancias actuales no son las de 1986, cuando se aprobó la Ley General de Sanidad. «Debe tratarse de un cambio que no ignore las nuevas fórmulas de gestión y que«innove, pero con calidad». Por su parte, González Jurado ensalzó la «responsabilidad» de las enfermeras ante los recortes y demandó una racionalización de la gestión para, por ejemplo, rentabilizar servicios en horario de tarde. Además, reclamó a Sanidad que unifique la cartera de servicios en todo el país, y mostró sus dudas con respecto a la «hoja de ruta» trazada por el Interterritorial para mejorar la Sanidad. En su opinión, «es necesario un gran pacto, pero con transparencia y lealtad institucional».

En representación de los fabricantes de productos y tecnología sanitaria, Alfonsel criticó las «medidas desproporcionadas e improvisadas del Gobierno», apostó también por una redefinición del modelo sanitario, y lamentó la ausencia de interlocución con Fenin en la «hoja de ruta» para la mejora del sistema. «Aún no sabemos ni cómo va a articularse el recorte», dijo.