La mujer del presidente del Parlamento británico concursante de Gran Hermano

Sally Bercow, de 41 años y que recientemente posó desnuda con una sábana frente a la sede del Parlamento, participará en el programa junto a la actriz y modelo Pamela Anderson o el músico Bobby Brown.

La mujer del presidente del Parlamento británico, John Bercow, es una de las participantes del programa "Gran Hermano de los Famosos", que se estrena hoy en la televisión británica.

La fórmula del "Gran Hermano de los Famosos"consiste en encerrar durante varias semanas a un grupo de personajes conocidos en una casa, donde son sometidos a pruebas y a las votaciones de los espectadores, que eligen quién debe ser expulsado.

La aparición televisiva de la siempre polémica Sally Bercow ha escandalizado a la prensa británica y a miembros del partido conservador, al que pertenece su marido, a diferencia de ella, que es laborista.

Según el diario vespertino "Evening Standard", el presidente de la Cámara de los Comunes pidió a su esposa que no apareciera en el programa, pero Sally hizo oídos sordos a las súplicas de John Bercow y aparecerá esta noche en el canal Five de la televisión británica con el resto de los concursantes.

En este sentido, el relaciones públicas de famosos Max Clifford explicó que "Sally sabe que va ser criticada, y ése es uno de los principales atractivos para ella a la hora de participar en el programa".

No es la primera vez que Sally Bercow da la nota por su "comportamiento insólito".
En febrero, posó para una revista, desnuda y cubierta con una sábana, frente al Palacio de Westminser para hablar sobre la erótica del poder, lo que escandalizó a la clase política británica.

El parlamentario conservador Rob Wilson comentó, tras conocerse su participación en el programa, que "John Bercow dijo que quería restaurar el respeto y la dignidad al Parlamento en su manifiesto como presidente. No estoy seguro de que el hecho de que su mujer salga en el programa más hortera de la televisión esté ayudando a ello".

Sally donará parte del dinero que reciba a una organización dedicada al autismo que patrocina ella misma, cuyo hijo mayor padece esa discapacidad.

No es la primera vez que la política se entremezcla con este programa de telerrealidad, ya que en 2009 el exdiputado laborista George Galloway fue uno de los concursantes, algo que minó notablemente su popularidad.