Un «Fidelio» para recordar y presumir

Temporada del Palau de les Arts. «Fidelio», de Beethoven. J. Wilson, J. Kaufmann, S. Milling, R. Lloyd, Y. Nikitin, S. Trattnigg. Dirección musical. Z. Mehta. Coro y Orquesta de la Generalitat Valenciana. Palau de les Arts. Valencia. 22-VI-2011

La Razón
La RazónLa Razón

Pocas representaciones son capaces de incorporarse a la memoria musical de quien lleva cuarenta años presenciando una tras otra, pero este «Fidelio» valenciano es una de ellas. Se trata de una reposición de 2006, por tanto de los inicios del teatro. Entonces Calatrava aún no lo había terminado del todo y no pudo ofrecer su diseño completo. Ahora se han podido ver muchos detalles y, en especial, los numerosos efectos proyectados. Una produción estéticamente elegante en la que apenas sucede nada, pero que enmarca perfectamente la partitura. Para que una función quede en la memoria no sólo ha de contar con un reparto redondo, sino que ha de pasar algo más. Ese toque lo aportó directa e indirectamente Jonas Kaufmann.

Él era la estrella, pero su presencia supuso una inyección de competitividad en sus compañeros, que debieron pensar: «¡Aquí también estoy yo!». Y vaya que lo estaban. Impresionante el tenor desde su nota inicial, emitida en piano para agrandarse de forma impactante. Su timbre, personal, oscuro y atractivo, penetra por todos los rincones del teatro. Modélico el decir, muy propio de un liderista. Él y Jennifer Wilson cantaron muy acoplados su duo. Ella ofreció un Fidelio que superó la complicada tesitura con pleno dominio de agudos y fortes. Otra cosa es que su físico no de la imagen del personaje.

Mehta se entrega
Formidable Stephen Milling, tan bien como en su día Salminen, y casi en la misma línea el Don Fernando de Robert Lloyd o el valiente Pizarro de Yevgueni Nikitin. Pero, por encima de todo ello, estuvieron coro, orquesta y director. Mehta tuvo una de esas noches en las que se entrega. Que una Leonora III obligue a levantar por dos veces a los músicos en medio de un acto no se presencia cada día. Soberbiamente tocada y con profundidad. Admirable también el coro. Una función de las que un teatro puede mostrar con orgullo. Y, a cuento, un consejo para los responsables culturales de la Generalitat: tienen un coro magnífico y la mejor orquesta de España. Por cierto, por el teatro deambulaban Domingo, Pretre, Kaufmann... ¡Como si el Festival del Mediterraneo fuese Salzburgo!