Camacho pesca votos entre los «indignados»

La Razón
La RazónLa Razón

Fiel discípulo de su mentor político, Pérez Rubalcaba, Antonio Camacho como ministro de Interior vuelve a poner a los pies de los caballos a la Policía mientras ensalza a los «indignados», cuyas ideas y actuaciones las tilda de «alabables», y los manifestantes de la marcha laica. Pocas veces se ha visto una forma tan descarada de hacer electoralismo. Camacho sigue el guión de Rubalcaba y espera pescar muchos votos en el escaso caladero de los «indignados» aunque sea a costa de desacreditar a la Policía.



Intolerable vista gorda con un acto proetarra
El PP preguntó ayer por qué la Ertzaintza no impidió la comida de «Kaskagorri», prohibida por la Audiencia Nacional. La excusa del consejero Rodolfo Ares es que no hubo enaltecimiento de ETA, pero no es verdad. LA RAZÓN comprobó cómo se jaleó allí a los asesinos. El Gobierno vasco no está para interpretar los autos judiciales, sino para cumplirlos.



El Impuesto de Patrimonio, en el cajón
Hace bien el Gobierno en no abordar, tal y como ayer afirmó José Blanco, un instrumento como el Impuesto de Patrimonio como parche para aligerar el déficit. Lo más sensato sería que se impusiera la reflexión y renunciara definitivamente a resucitar una figura impositiva injusta que el Ejecutivo suprimió en 2008 por considerarla obsoleta. Sobre todo tras conocer que el consumo bajó por primera vez desde la salida de la recesión en 2009 y que sufrimos una alarmante desaceleración de la economía.