Batalla de los sindicatos por Iñaki Zaragüeta

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Los sindicatos están librando una batalla, callada pero sin cuartel, para recuperar el protagonismo y la imagen perdida. Me refiero a la campaña por aumentar la afiliación a marchas forzadas aprovechando las consecuencias de la crisis entre los trabajadores que o han sido objeto de despidos, ERE y demás fórmulas o temen sentir en sus propias carnes lo sucedido a sus compañeros.

Así me lo contaba ayer mi amigo Rogelio, quien ha detectado entre sus correrías por los centros la visita de las centrales sindicales, especialmente CCOO y UGT, a los empleados con posibilidades de verse afectados por reestructuraciones de plantilla o similares. «Ya sabes, te conviene estar afiliado porque podrás contar con los servicios y, además, serás mejor defendido por nosotros». Esa es la principal proclama de seducción.

Los sindicatos tratan de salvar el obstáculo de la ausencia de afiliados, que les provoca debilidad y les hace susceptibles de recortes duros en las subvenciones oficiales. Quizás no laven la imagen, pero puede ayudar a sus intereses. Así es la vida.