Griñón: 1ª moción de censura

Cinco concejales independientes, junto a dos del PSOE, presentaron ayer, a primera hora de la mañana, en el Ayuntamiento de Griñón la primera moción de censura de la legislatura. Ni los habituales cien días de gracia ha tenido el alcalde de la localidad, José Ramón Navarro (PP), para poder diseñar todos los planes que tenía previsto hacer en los próximos cuatro años. «Nos ha pillado por sorpresa

El aún alcalde de Griñón, José Ramón Navarro (PP)
El aún alcalde de Griñón, José Ramón Navarro (PP)

Creíamos que después del verano íbamos a llegar a un acuerdo para gobernar junto a uno de los independientes y nos hemos encontrado con que ya había un pacto... Pero para expulsar al PP del Gobierno local», explicó a LA RAZÓN.

En las pasadas elecciones municipales el Partido Popular se dejó tres escaños que aunque le hicieron perder la mayoría absoluta, sí le permitieron gobernar con mayoría simple. Navarro se hizo con el bastón de mando el pasado día 11 de junio, pero el mapa político griñonense quedó más dividido que nunca: el PP obtuvo seis concejales; el PSOE, dos; Ciudadanos Independientes de Griñon (CIG), otros dos; los Conservadores por Griñón (GPGR), dos, y el Partido de Participación Ciudadana de Griñón (PPCG), un concejal.

«Lo que más me sorprende es que los tres partidos independientes están mucho más cerca políticamente del PP que del PSOE. No entiendo en qué se basa este pacto», continúa Navarro. «Tampoco sé cómo van a gobernar un municipio cuatro partidos diferentes. El grupo que tiene más concejales sólo tiene dos. Así es imposible llegar a ningún acuerdo por Griñón», afirma el popular. «Pero la Ley los ampara. Si suman todos sus concejales sobrepasan al PP», concluye.

Fue durante el mes de agosto, cuando la mayoría de los concejales ha estado de vacaciones, cuando se urdió el pacto de la moción. Aunque parece que aún hay flecos sueltos en la configuración del nuevo y heterogéneo Gobierno local, las primeras negociaciones apuntan a que sería el PSOE el líder del grupo y la gobernabilidad sería por alternancia: dos años el CIG y otros dos CPGR, siempre en coalición con los dos concejales socialistas.

«Lo que más me ha sorprendido es que, en un principio, el que se haya quedado más apartado sea el portavoz del PPCG, Borja Sánchez Lorente», declara el aún alcalde de Griñón. El acuerdo que el PP esperaba firmar en septiembre era precisamente con Sánchez Lorente. Las conversaciones estaban muy avanzadas, de hecho se apalabró un preacuerdo en Génova, sede regional del PP, antes de las vacaciones estivales.

El viraje del PPCG
Al portavoz del Partido de Participación Ciudadana de Griñón se le ofreció gobernar junto a los populares y aunque él nunca llegó a exigir nada, ambos partidos ya habían hablado de que podría dirigir la Concejalía de Urbanismo, Transportes y Vivienda. «El acuerdo se iba a cerrar después del verano, pero de pronto me he encontrado esta mañana con que Sánchez Lorente, junto al resto de la oposición, había registrado la moción contra mi partido», explica. Esta era la tercera legislatura de José Ramón Navarro al frente del Ayuntamiento de Griñón. En los dos meses que han pasado desde que volvió a ser elegido alcalde del municipio «apenas habíamos organizado dos fiestas locales», por eso se queja de que «se van a quedar en el tintero muchos proyectos que teníamos proyectados para estos cuatro años». La moción no se materializará hasta el próximo Pleno, por ello desde el PP, ayer, aún no se había tirado la toalla.