Una final a golpe de gin-tonic

Nahuel se proclamó el pasado domingo ganador de la última edición de «Operación Triunfo», la más corta de su historia.

Nahuel, el ganador de «OT» 2011
Nahuel, el ganador de «OT» 2011

Sin embargo, el nombre del vencedor pasó, no a un segundo, sino a un tercer o cuarto plano. Y es que la gala del domingo suponía el final de un programa que ha marcado un hito en la historia de la televisión, y que ha registrado, especialmente en su primera edición, audiencias récord. «OT» se despedía en medio de las críticas feroces a la cadena, de las que la propia directora de la Academia, Nina, fue portavoz. Así, dedicó a los responsables de la cadena de Fuencarral las siguientes palabras: «Me siento muy afortunada porque he vivido los mejores momentos de ‘‘Operación Triunfo'' y también los más amargos. Hoy se ‘‘cargan'' un programa que ha promovido, a través de un oficio, los valores del rigor, el sacrificio y el esfuerzo».


Críticas también en Twitter
Mientras Nina pronunciaba estas palabras para a continuación arrancarse cantando a capela «Nunca dejes de soñar», los «triunfitos» lloraban a lágrima viva, al igual que la miembro del jurado y directora de cásting, Noemí Galera, quien había confesado previamente en Twitter su querencia por el gin-tonic, y más en una noche como la que tenía por delante. Y es que Twitter se ha convertido en el portavoz oficial de los fans de «OT», que han expresado su disconformidad con la decisión de T-5. Profesores, miembros del jurado e incluso ex «triunfitos» han utilizado la red social para arremeter contra la cadena durante la pasada semana. El «hangtangs» «vivaot» se ha convertido en uno de los «treding topic» a nivel mundial, y durante la gala también formó parte activa de la misma. No hay que olvidar que en esta edición se había introducido una nueva asignatura que tenía como objetivo que los alumnos se manejaran con soltura en internet. Así, mientras avanzaba el espacio, también lo hacía la interacción entre público y miembros del programa.

Noemí Galera no era la única que proponía el gin-tonic para ahogar penas. Manu Guix también parecía conocedor de las propiedades del elixir en tan duros momentos: «¡Me voy a tomar un gin tonic a vuestra salud!». Mientras, Galera secundaba a su compañero, con un «Que me traigan otro», al mismo tiempo que a través de la TV se podía apreciar junto a ella un vaso con un líquido transparente en su interior, del que incluso llegó a beber Moneiba, una de las concursantes, en un momento de la gala. Aparte de dar a conocer sus gustos en los que a combinados se refiere a través de Twitter, la directora de cásting también criticó los cambios de parrilla y la falta de paciencia de T-5: «Si no nos hubiérais cambiado tanto de día, hubieran venido cantantes como Juanes, Kylie Minogue o Ricky Martin». Tampoco faltaron ex «triunfitos», como Bustamante y Soraya, quienes con gesto de circunstancia quisieron mostrar su apoyo.


Despedida con honor
Aparte de Nina y Noemí Galera, ningún miembro del programa, incluida Pilar Rubio, dio explicaciones de por qué la cabeza de «Operación Triunfo» ha rodado por la parrilla de T-5. Sin embargo, aunque desde la cadena no se hayan pronunciado, la audiencia no perdona y mucho menos cuando se habla de televisión. En su despedida, el «talent show» remontó el vuelo, llegando incluso a liderar en algunos momentos el «prime time», pero lo cierto es que los 2,57 millones de espectadores (14,7% de «share») sólo sirvieron para que el programa se despidiera con honor.