El Papa bendice la segunda estatua del español Marco A Dueñas

Benedicto XVI bendijo hoy una estatua de San Marón, fundador de la Iglesia Maronita, obra del escultor español Marco Augusto Dueñas, colocada en una hornacina externa de la basílica de San Pedro del Vaticano, la segunda de este artista que se instala en el Vaticano.

Se trata de una escultura de 5,40 metros de altura y 25.000 kilos de peso, obtenida de un bloque de mármol de Carrara (centro norte de Italia) de 70 toneladas.

A la ceremonia asistió el presidente del Líbano, Michel Sleiman, y el cardenal Nasrallah Pierre Sfeir, Patriarca de Antioquía de los Maronitas, así como un grupo de ministros libaneses de todas las confesiones religiosas que acompañan al presidente libanés en su visita al Vaticano.

La estatua fue solicitada al escultor español por la Iglesia Maronita, de rito oriental en comunión con Roma, con motivo del Sínodo de Obispos para Oriente Medio, que se celebró en octubre pasado en el Vaticano.

La escultura fue colocada ya la semana pasada en la zona por la que se accede a las Grutas Vaticanas y a la Cúpula de la basílica de San Pedro y con la misma han quedado cubiertas todas las hornacinas existentes en la pared exterior del templo, en las que han sido colocados santos de los últimos siglos.

La obra de Marco Augusto Dueñas representa a San Marón con el gorro y los hábitos de su iglesia. En la mano izquierda lleva una pequeña iglesia de estilo maronita, que ofrece al mundo.

"La iglesia maronita, tras defender heróicamente su fundamentación cristiana, su jerarquía y su liturgia, siempre ha perseguido la integración plena en la gran congregación católica universal", dijo el escultor español durante el acto.

En la mano derecha lleva una vara pastoral. Ese báculo ha sido confeccionado en acero, "un material contemporáneo con el que he pretendido poner de manifiesto la actitud de continua renovación presente en la iglesia maronita", precisó Dueñas.

La estatua también lleva una estola larga, que le llega casi a los pies, donde están escritos en árabe algunos de sus pensamientos.

Marco Augusto Dueñas expresó a Efe su satisfacción por haber sido elegido de nuevo para esculpir una estatua que será colocada en el Vaticano, y destacó que es la primera vez que un escultor español coloca dos obras suyas en el templo centro del catolicismo. Hasta ahora no había ninguna obra de un escultor español en el Vaticano.

La otra estatua suya es una de la santa española Rafaela Porras (Pedro Abad, Córdoba,1850-Roma, 1925), fundadora de la congregación de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, colocada asimismo en una hornacina externa de la parte posterior de la basílica vaticana.

Las hornacinas de la parte exterior de la basílica fueron destinadas por Juan Pablo II a esculturas de santos y fundadores de nuestro tiempo.

En el Vaticano hay más de 150 esculturas, incluyendo las de la columnata de la Plaza de San Pedro.