Batasuna dice que no le conviene ahora el terrorismo callejero y no lo condena

La llamada «Izquierda Abertzale» (IA), el brazo político de ETA, protagonizó ayer un nuevo capítulo del proceso de engaños que se ha marcado para que sus listas estén presentes en las elecciones municipales y forales del año que viene.

Uno de los camiones quemados en la localidad de Andoain el pasado lunes
Uno de los camiones quemados en la localidad de Andoain el pasado lunes

Forzada por la presión de Eusko Alkartasuna, el único partido que (por interés propio) se ha avenido a colaborar en su proyecto, hizo público un comunicado con el que hace ver que los actos de terrorismo callejero que se han producido en los últimos días no convienen a sus planes actuales. No los condena, como tampoco repudia la extorsión que siguen sufriendo los empresarios ni, por supuesto, formula ninguna exigencia a la banda para que cese en sus actividades criminales.

En el comunicado reitera su «apuesta inequívoca» por «la utilización de vías exclusivamente políticas y democráticas»; por ello, considera que «cualquier acto que rompe esta estrategia se sitúa fuera de la misma».

Para los proetarras, los ataques de «kale borroka» se han producido «en un contexto en el que la dinámica de reivindicación de los derechos que le son conculcados a Euskal Herria y a los presos políticos vascos se ha convertido en el eje del verano», lo que les induce a pensar que tras estos actos se esconde la «intencionalidad política de romper la dinámica reivindicativa». Es decir, que se presentan como víctimas del vandalismo callejero, protagonizado por organizaciones que, como ellos, pertenecen al entramado de la banda. En un reparto de papeles, Batasuna es la buena y hay que darle lo que pida, frente a los malos, que son los que incendian contenedores y camiones.

El comunicado se hizo público tras la quema, en la noche del martes al miércoles, de dos contenedores en una calle de Vitoria, en lo que constituía el sexto acto de «kale borroka» en diez días. El presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, subrayó que todo esto se debe a que Batasuna «se engorda con los Currin, EAs y expectativas en las cárceles».