Las chicas son guerreras

Pixar estrena «Brave», su primer filme protagonizado por una mujer: una princesa pelirroja, adolescente y rebelde

Esmeralda es el nombre de esta chica/Pixar. Es escocesa y de armas tomar, como se ve en esta imagen
Esmeralda es el nombre de esta chica/Pixar. Es escocesa y de armas tomar, como se ve en esta imagen

El mundo de la animación se ha nutrido de princesas desde sus orígenes: a través de variopintos estilos, el personaje más característico del cuento tradicional se ha erigido en protagonista indiscutible de numerosos largometrajes. Además de las clásicas princesas, las productoras han alargado su leyenda con nuevas caracterizaciones más acordes con la realidad de las mujeres en la actualidad. Pero Pixar, que se postula como la factoría de animación de referencia en el panorama cinematográfico, tenía una cuenta pendiente con ellas. Más amiga de personajes/objeto, su nuevo largometraje, «Brave (Indomable)», cuenta la historia de Mérida, una joven princesa escocesa de abultados rizos pelirrojos acordes con su carácter rebelde e independiente, que, sin embargo, se enfrenta a uno de los más típicos conflictos del género: el rechazo a un matrimonio de conveniencia que perpetuaría el poder de su familia. Con «Brave (Indomable)», no sólo es la primera vez que vemos una princesa tras los créditos de Pixar: su decimo tercer largometraje también es el primero protagonizado por una mujer. ¿Una nueva era para la productora? Desde 2006, año en que fue comprada por Disney, los estudios han defendido su independencia con respecto a la centenaria productora, y han demostrado su carácter único a través de producciones tan alejadas del universo Disney como «Up» y «Wall-E».

Un personaje atípico
Sin embargo, esta princesa hace pensar en un acercamiento de posturas e historias entre ambos estudios. Eso sí, Mérida no es un personaje oscuro, ni misterioso ni obra bajo el influjo de ningún hechizo (cuando aparece la magia, el objetivo es sólo cómico): es una adolescente que, como la mayoría, quiere hacer las cosas a su manera.

«"Brave"es cien por cien Pixar. En ningún momento de la producción Disney ha metido la mano; son estudios diferentes. Por eso Pixar mantiene la independencia; allí todavía se hacen las cosas como se quieren, y espero que siga siendo así», explica Ramiro López Dau, uno de los integrantes de la ya habitual nómina de animadores españoles en Pixar (son cinco los que han trabajado en esta producción), que junto a su hermana Carolina, también animadora de los estudios, se ha encargado de presentar en España las aventuras de Mérida, y, similitudes con el personaje, lo hicieron con la misma fuerza del personaje, falda escocesa incluida. El «espíritu Pixar» está servido: «Todo empezó cuando ya había un equipo de trabajo en la película. En el momento en el que se comenzaron a hacer las secuencias de animación, decidimos ponernos las faldas y traer a unos gaiteros. Mientras en la reu-nión discutían sobre la producción, entramos con las faldas tocando, como el clan que va a ayudarlos a ganar la guerra. Así comenzó la costumbre de llevar la falda al trabajo», cuenta Ramiro, uno de los creadores de Mérida, fascinado porque la rutina laboral también implique aprender de los mejores del mundo: «Existe un respeto total. Algunos animadores llevan 30 años allí, son los mejores, y se sientan contigo y no hay ningún tipo de prejuicio, ni jerarquía establecida. Todo es muy comunicativo y muy humano; nadie te controla. Yo soy el único y último responsable de mi trabajo. ¡O lo hago yo o no lo hace nadie!», comenta.

La fuerza de la originalidad
El prestigio de la firma les permite aprender de algunos maestros de la ficción real: «Trajeron a Tarantino, a J. J Abrams… es un mundo en el que todos se conocen. Pixar se ha ganado el respeto de todos los directores de Hollywood. Cada vez que los invitan, vienen. Es parte de nuestra formación», asegura. Con Disney cerca y la competencia de otras productoras al acecho por crear el nuevo gran personaje de animación, la originalidad que imprime Pixar en sus producciones no es, como vimos, argumental: la técnica de animación aplicada a seres humanos es quizá lo más reseñable de «Brave (Indomable)». «Lo que aportó Pixar fue la naturalidad en el tratamiento de los personajes. Es humano, real, sientes que existe», cuenta Carolina, quien explica la importancia de utilizar modelos reales: «Tenemos las grabaciones del doblaje y, por supuesto, los usamos. Ves cómo mueven la cara, las cejas, la boca… Son cosas que hacen que el personaje se sienta más humano. Existen gestos en los que, si te equivocas y hay aunque sólo sea un fotograma de desfase, ya no funciona y pierde credibilidad», explica Ramiro. La escocesa Kelly Macdonald («Trainspotting», «No es país para viejos») dobló a Mérida y se convirtió en su modelo, aunque fue Emma Thompson, que pone voz a la madre de la princesa, la que impresionó a los españoles: «Que sean actores tan buenos facilita mucho el trabajo, sobre todo, porque estamos especializados en la creación basada en la actuación, no en la técnica», añade Ramiro.

Nuevas joyas
Si en algún momento recibían directrices claras por parte de los directores, Mark Andrews y Brenda Chapman, fueron las referidas a la animación de la protagonista: «Ella fue la más difícil: mostrar todas sus emociones y su energía. El director era muy insistente con que el personaje siempre tuviera una actitud física fuerte», cuentan Ramiro y Carolina, que pronto volverán a Pixar para comenzar la secuela de «Monstruos, S.A.», que se estrenará el verano que viene. «La producción está en un punto tranquilo, tenemos todo el año por delante. Pero lo que sí se puede prever es que será divertida», dice Carolina. En todo caso, ya existe un primer tráiler de la cinta y también un título, «Monstruos University». Como siempre, no se pierdan el cortometraje que precede a la película, una vez más, una pequeña joya.