Washington y Berlín examinarán a la banca

MADRID- Puede que tan sólo se trate de una casualidad, pero lo cierto es que las dos consultoras externas elegidas por el Gobierno para evaluar el estado de los bancos, la germana Roland Berger y la americana Oliver Wyman, tienen bandera de dos de los países que con más atención vigilan el devenir de la economía nacional. Alemania, porque si España fracasa, lo hará toda la UE. Y EE UU porque, si eso sucede, el golpe para su economía no será menor.

De evitar esto trata, en parte, la misión que se ha encomendado a ambas compañías. Mariano Rajoy y la UE quieren despejar de una vez por todas las dudas sobre el sector financiero español y consideran que la evaluación independiente que harán las consultoras de sus balances, así como de su capacidad de resistencia ante un hipotético empeoramiento de la situación económica, ayudarán. La misma nota oficial emitida ayer para anunciar las contrataciones incidía en este punto y en el objetivo de «incrementar la transparencia» del sector, muy castigado en las últimas semanas por los mercados, que temen que sus cuentas estén peor de lo que se ha reconocido, lo que empeoraría sensiblemente la situación económica.

El Ejecutivo insistió ayer en que el informe despejará muchas dudas y contribuirá a estabilizar la situación. «La impresión [de la banca española] es peor que la realidad», abundó el ministro de Economía, Luis de Guindos, que no cree que las valoraciones eleven de forma sustancial la mora del sector, tal y como advirtió Fitch. La agencia de calificación cree que las consultoras podría calificar de modo más riguroso los créditos impagados, lo que elevaría la morosidad.

Oliver Wyman y Roland Berger comenzarán de inmediato sus trabajos y darán a conocer sus resultados en la segunda mitad de junio. Después, tres auditoras acometerán la segunda fase del plan, realizando un «trabajo de campo» que detalle más a fondo el nivel de deterioro de los activos inmobiliarios de las entidades y si están cubiertos de la forma adecuada con las provisiones. Las tres consultoras serán elegidas antes de que concluya el mes, aunque sus trabajos llevarán más tiempo y sus resultados no se conocerán hasta dentro de unos meses. El proceso será coordinado por un comité que dirigirá el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre.

Errores de cálculo
El Gobierno y el Banco de España han dejado fuera de este plan a la que parecía favorita, la americana Blackrock. Su presencia en el accionariado de casi todos los bancos a los que debería haber evaluado habría creado un conflicto de intereses. En su lugar, ha optado por Roland Berger y Oliver Wyman. Esta última proclamó en 2007 al Anglo Irish Bank como «el mejor del mundo» y luego la entidad fue nacionalizada; se quedó corta al estimar las pérdidas de la banca irlandesa y habría recomendado a Citigroup comprar paquetes de derivados con hipotecas «subprime».

 

Un español de Roland Berger
La cara más conocida de Roland Berger en España es la de Ángel Corcóstegui. El que fuera consejero delegado de Banco Santander es ahora asesor externo de la consultora germana, que en España lidera Jorge Delclaux. Roland Berger se barajó como una de las compañías con opciones para valorar AENA cuando el Gobierno del PSOE tanteó sacarla a bolsa.
 

El sector necesita más dinero
Las pérdidas de la banca española podrían situarse entre los 218.000 y los 260.000 millones de euros, y necesitarían una inyección de capital extra de entre 50.000 y 60.000 millones, informó ayer el Instituto Internacional de Finanzas (IIF). La mayoría de estas pérdidas se concentran en las cajas, donde el IIF asegura que un «número significativo necesitará asistencia gubernamental». «El grueso de estas pérdidas estaría concentrado en los balances de activos inmobiliarios, que están concentrados en la cajas», agrega el IIF, que engloba a más de 400 entidades financieras internacionales. En su análisis mensual de mayo, la asociación de banqueros agregó que las perspectivas sugieren que las pérdidas estarían más cerca del peor escenario.