Mónica Carrillo: «Tomo propóleo y equinácea para cuidar la garganta»

«Tomo propóleo  y equinácea para cuidar la garganta»
«Tomo propóleo y equinácea para cuidar la garganta»

A las tres de la tarde, de lunes a viernes, Mónica Carrillo se cuela en los hogares españoles para presentar el informativo de Antena 3. Con la misma naturalidad y simpatía que narra la actualidad, ha pasado el «Chequeo a...» con nota: No sólo puede presumir de un buen estado de salud sino que, además, tiene la capacidad de templar los nervios frente al estrés del directo y a los acontecimientos del día a día. Eso sí, antes de salir en antena «pellizco un poco de chocolate ya que gracias a la glucosa y a las endorfinas me sienta fenomenal para venirme arriba», asegura.

-¿Hasta qué punto le preocupa su estado de salud?
-Me preocupa mucho porque considero fundamental la salud para poder estar bien física y psicológicamente. Creo que para estar agusto con tu vida te tienes que sentir fuerte y sano.

-Para conseguir todo lo anterior, ¿se hace chequeos médicos habitualmente?
-Un chequeo médico riguroso, no. Procuro cada año hacerme una analítica completa. Cuando llego a mi casa en verano mi madre siempre me dice que estoy muy delgada. Realmente es ella la que me chequea y cuando vuelvo a casa paso la ITV médica.

-Estuvo durante dos temporadas presentando el informativo matinal en Antena 3. ¿Cómo se acostumbra el cuerpo a trabajar tan temprano?
-Con este tipo de horarios te das cuenta de que estás trabajando en contra de tu cuerpo. Es muy complicado porque lo notas, y no sólo por la falta de sueño que es muy importante. Necesitas dormir un mínimo de siete horas que es lo que los médicos recomiendan, pero además necesitas que ese sueño sea reparador. El problema es que con ese horario el sueño nunca es reparador porque no se alcanzan las siete u ocho horas recomendadas. Duermes a deshoras, haces una especie de siestas que lo único que consigues es trastornarte la alimentación. Incluso, hay personas a las que les afecta al estado de ánimo porque se empiezan a obsesionar por querer dormir.

-¿Le dejó algún tipo de secuela?
-Afortunadamente, no. Perdí peso, pero hay quien lo gana porque comes mucho y muchas veces. Trataba de alimentarme bien, pero desayunaba tres veces: a las tres de la mañana, a las nueve después del informativo y antes de meterme en la cama. Todo era muy extraño.

-¿Cómo consigue combatir el estrés de presentar todos los días un informativo en directo?
-En el trabajo suelo templar bastante bien los nervios, aunque esto no significa que no pase situaciones de estrés o que no me afecte el directo. El someterte a un examen en directo tiene que pasar factura de algún modo, pero yo no lo noto más allá de los nervios propios del tiempo que dura el informativo.

-¿Practica ejercicio físico de forma habitual?
-Tengo buenos propósitos (risas). En verano he estado en la playa y he salido a correr por la orilla. Durante el curso he ido al gimnasio y me gusta mucho nadar. Lo que realmente me cuesta es ser constante. En cuanto llegan las vacaciones y desconecto, retomar el ejercicio que hacía antes me supone un esfuerzo, pero sí que procuro hacer algo, sobre todo porque considero que está muy bien generar endorfinas.

-¿Medicina tradicional o natural?
-Siempre tomo propóleo y equinácea porque me vienen muy bien para la garganta. De hecho, se lo proporciono a mis compañeros Roberto Arce y Matías Prats y reconozco que soy un poco yerbatera (risas). Empecé a tomarlo porque me lo recomendaron y me va muy bien. Los presentadores castigamos la voz y hay veces que no tenemos bien la garganta, ya sea por los cambios de temporada o de temperatura. Además, dicen que el propóleo es un antibiótico natural y que la equinácea combate la afonía.

-¿Se alimenta de forma saludable?
-Como mucho. De hecho, soy un poco carpanta y sobre las doce del mediodía me tomo un montadito potente porque hasta que no acaba el informativo, sobre las cuatro, no como. Los platos muy grasos como, por ejemplo, los callos no los tomo porque tanta grasa no me sienta bien. La fruta y la verdura me gusta mucho, aunque reconozco que no consumo toda la necesaria. Y, desde hace tiempo, tomo leche de soja porque me parece muy fuerte el sabor de la vaca y me sienta muy bien.

-¿Hasta qué punto cuida su aspecto físico?

-Me cuido por disciplina y he conseguido superar la pereza de desmaquillarme, pero no soy excesivamente coqueta.