Adiós presidente

La Razón
La RazónLa Razón

Estimado presidente del Gobierno: después de escuchar su intervención en el Debate del Estado de la Nación, me ha dejado usted atónita, estupefacta y boquiabierta. Vamos que no salgo de mi asombro y me echo a temblar cuando la única solución que usted contempla para salir de la crisis es que la oposición apoye sus medidas con los ojos cerrados y sin rechistar. Señor presidente, parece que usted lo que quiere es engullir a los partidos de la oposición que le hacen oposición. Parece mentira que esto surja de alguien que se ha tildado a sí mismo de ser el único defensor de la regeneración democrática y del respeto a las reglas de juego.
Usted, en lugar de asumir las responsabilidades que conlleva su cargo, se presenta como víctima, no de su gestión que sería lo normal, sino del papel que ejerce el PP que, no es otro que el que le corresponde, el de oposición. Ha gestionado usted tan mal esta crisis, ha dilapidado de tal manera los recursos de nuestro país, que el problema ahora ya no es de medidas ni de propuestas, el problema aún es mayor, el problema es usted y su Gobierno.
Ya no generan confianza, ni dentro ni fuera, y lo único que trasladamos es agonía y debilidad. Señor presidente, imagino que no estará pasando por sus mejores momentos, no nos haga cómplices ni coautores de sus decisiones porque somos las auténticas víctimas. Necesitamos credibilidad y confianza que sólo las urnas podrán reponer.