MENÚ
martes 17 septiembre 2019
14:17
Actualizado

El cabecilla de las protestas se declara «fan» de Chávez y Amaiur. Puso la cruenta huelga griega como ejemplo de lo que se debía hacer en España

Estudiante poco modélico

  • Estudiante poco modélico

Tiempo de lectura 4 min.

26 de febrero de 2012. 02:25h

Comentada
26/2/2012

MADRID- En cuestión de una semana ha abandonado su anonimato y se ha convertido en el personaje «revelación» de la temporada. A sus 23 años, Alberto Ordóñez ha liderado las protestas estudiantiles de Valencia. Lejos de su época de instituto –actualmente cursa un módulo de Formación Profesional de integración social–, Alberto ha empleado su experiencia como presidente de la Federación Valenciana de Estudiantes para manejar a los jóvenes valencianos a su antojo. Su grito de guerra «las calles de Valencia van a arder a sangre y a fuego» consiguió convertir una pacífica concentración de estudiantes del I.E.S Luis Vives en unos violentos disturbios con la Policía que se saldaron con 45 detenidos y varios heridos. Él fue uno de los arrestados y, tras pasar 30 horas en el calabozo, fue puesto en libertad con cargos por atentados contra la autoridad, resistencia, desobediencia y hurto.  Unos delitos que no sorprenden después de conocer cuáles son sus aficiones y sus ídolos.

Fan de Chávez,Castro y Amaiur
Con echar un vistazo a su perfil de Facebook es fácil comprobar que las ideas de Alberto son de extrema izquierda y de que está a favor de la «acción» callejera para conseguir cualquiera de sus objetivos. De hecho, una de sus citas preferidas es «La libertad se consigue con violencia». Pero eso no es todo. Unas semanas antes de los altercados en Valencia, Albert compartió en su perfil de esta plataforma un vídeo sobre los disturbios ocurridos en Grecia. En esas imágenes se ven  calles y edificios en llamas y cómo unos encapuchados lanzan piedras y bombas incendiarias contra los agentes. A Ordóñez parece que le corroe la envidia y comenta al respecto: «Impresionante vídeo de la lucha del pueblo griego, trabajadores, estudiantes, pueblo... ¿empezamos ya? Éste es el ejemplo que tenemos que seguir».

Sus tendencias políticas son claras. Se declara seguidor de Fidel Castro, Hugo Chávez, Cayo Lara y Amaiur. Pero su izquierdismo radical le lleva a publicar en Facebook comentarios tan graves como «Esta gente debería mirar siempre debajo del coche antes de salir de casa», refiriéndose a Esperanza Aguirre.

A pesar de todas estas evidencias, en todas las entrevistas que le han realizado esta semana, Alberto insiste en que las manifestaciones de Valencia son un «movimiento pacífico», en el que la mayoría de sus miembros son menores de edad y que se desvincula de cualquier persona violenta. Sin embargo, la realidad es que durante los disturbios más de 20 policías resultaron heridos por contusiones y mordeduras, y que de los 300 manifestantes identificados, ni siquiera 30 estaban en edad escolar.

Atendido por los políticos
Pasando por alto los insultos que le propinaron durante las revueltas, la delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Paula Sánchez León, se reunió con Alberto Ordóñez el martes. El cabecilla de los disturbios estudiantiles pidió  su dimisión, la del jefe superior de Policía y calificó el encuentro como «frustrante» y de tener que dar «lecciones de democracia» (cuando él apoya regímenes totalitarios). Por su parte, el PSPV invitó a Alberto al pleno de las Cortes Valencianas celebrado el jueves, pero siguen intentando convencer de que las manifestaciones no están politizadas.

 

Amenazas contra Aguirre en las redes sociales
En su muro de Facebook también tenía hueco para los insultos y amenazas. Así, tras compartir el enlace de un vídeo de Esperanza Aguirre en el que la presidenta de la Comunidad de Madrid hablaba sobre educación, Alberto puso el siguiente comentario: «Ni un paso atrás. Esta gente debería mirar siempre debajo del coche antes de salir de casa».
 

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs