Encuentran restos óseos dentro de una maleta en un talud en Igualeja (Málaga)

Una maleta con restos óseos humanos en su interior ha sido hallada en un talud junto a una carretera en el municipio malagueño de Igualeja, próximo a Ronda, según han informado a Efe fuentes próximas a la investigación.

Un senderista halló el pasado lunes la maleta, de tela y gran tamaño, junto a la carretera A-397, que discurre entre Ronda y el núcleo marbellí de San Pedro de Alcántara, por lo que avisó a la Guardia Civil.

Los restos óseos fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal de Málaga para la correspondiente autopsia, con el fin de determinar si está completo el esqueleto, así como la fecha del fallecimiento y el sexo.

La autopsia, que comenzó ayer, podría prolongarse una semana, ya que en primer lugar es preciso estudiar las piezas halladas, componer el esqueleto y hacer un minucioso estudio antropológico del mismo, según han explicado a Efe fuentes judiciales.

Debido a ello no se ha podido determinar todavía si se trata de un varón o una mujer y si la muerte ha sido natural o violenta.

El pasado mayo, unos espeleólogos hallaron restos humanos en una sima situada en el paraje de Puerto del Viento de Ronda.

Unos meses antes, en febrero, se encontró un cadáver en avanzado estado de descomposición en un pozo de Alhaurín el Grande (Málaga), con signos de haber estado atado.

También hay precedentes de hallazgos de restos humanos dentro de maletas en la provincia de Málaga, ya que en noviembre de 2008, un ciudadano halló una en un cauce seco próximo a una carretera en Mijas, en cuyo interior había varios huesos, entre ellos un cráneo.

En diciembre de 2006, unos excursionistas avisaron a la Guardia Civil de que una maleta desprendía un fuerte olor cerca de la carretera A-355 a su paso por el municipio de Ojén, y dentro se hallaron restos humanos.

En febrero de 2003, fue hallado el cadáver de un joven con signos de violencia dentro de una maleta en un apartamento desocupado de Torremolinos.

Y en 2001 aparecieron varias maletas calcinadas en Torremolinos y Benalmádena en las que se habían distribuido restos humanos, un caso que los investigadores atribuyeron a un ajuste de cuentas entre organizaciones criminales.