«El pregón no es un homenaje sino un misión»

Francisco Javier Segura Márquez se convierte en el pregonero más joven

Francisco Javier Segura y Adolfo Arenas, ayer en el Consejo de Hermandades
Francisco Javier Segura y Adolfo Arenas, ayer en el Consejo de Hermandades

SEVILLA- Tiene tan sólo 26 años y ya soporta sobre sus hombros la mayor responsabilidad –y también privilegio– que puede tener cualquier cofrade: pregonar la Semana Santa de Sevilla. Francisco Javier Segura Márquez, licenciado en Historia del Arte, fue ayer designado pregonero contra todo pronóstico. Y fue así porque en las quinielas de los días previos su nombre tan sólo aparecía tímidamente, pero la junta superior del Consejo de Hermandades ha apostado fuerte por este joven, y a la vez experimentado, cofrade para que anuncie la Semana Mayor de la ciudad.

La noticia le cogió en su hermandad de la Divina Pastora y Santa Marina. Una de las siete a las que pertenece este cofrade que las sirve como músico, acólito, conferenciante, pregonero y un sinfín de cargos y responsabilidades. «Son importantes los conocimientos y la experiencia literaria a la hora de hacer un pregón, pero también lo que se ha aprendido y sufrido en las hermandades», dijo nada más llegar a la sede del Consejo, aturdido por los flashes de las cámaras y el inusitado interés en torno a su persona.

«El pregón no es un homenaje, sino una misión». Éste fue el consejo que le dio el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, nada más conocer su designación. Una frase que hizo suya para remarcar que el anuncio de la Semana Santa de 2013 se producirá en el Año de la Fe, que con tanta dedicación está preparando el Arzobispado. «Vamos a vivir momentos únicos de cercanía con el Señor», subrayó Segura en relación a este acontecimiento de la Iglesia.
Pero también reflexionó sobre la función que debe cumplir un texto que concentra la atención de toda la ciudad cada Domingo de Pasión. «El pregón debe servir para que los demás vivan lo que uno vive y siente». Además, recalcó que en una disertación de este tipo «no se habla sólo a los cofrades que están acostumbrados a vivir la Semana Santa, sino también a los que se acercan a nuestras costumbres desde fuera». Segura es consciente de que ahora acaparará muchas miradas. «Ahora toca enriquecerse con las aportaciones que me van a ir haciendo cuando termine de tocar en los cultos de las hermandades o cuando vaya a los besamanos», subrayó.

Cuando recibió la llamada del secretario del Consejo pensó que «me iba a comentar algo de la exposición de las Glorias» –que se desarrolla en el Círculo Mercantil y de la que es comisario–, pero cuando le pasó al presidente pensó que era algo «más importante». Y tanto, puesto que consideró en un primer momento que el encargo «era una broma».
Por su parte, el presidente de la institución, Adolfo Arenas, aludió a su «ofensiva juventud», aunque matizó que Segura «ha dejado una huella muy profunda por donde ha pasado», en referencia a su dilatada trayectoria. Un currículum que Arenas considera «suficiente» para ser pregonero.

También se refirió al Año de la Fe que ya se celebra en la Archidiócesis, y que tendrá uno de sus puntos álgidos en febrero con un Vía Crucis magno. «Va a anunciar la fe desde la perspectiva de un hombre joven».