Otra forma de entender la vida sobre un mundo en dos ruedas

Harley Davidson es, desde siempre, el mito sobre dos ruedas. Ninguna otra marca ha conseguido el carisma de la firma de Milwaukee, y muchos de sus orgullosos dueños, cerca de un millar, invadieron dias atrás Madrid en una concentración, denominada Kilómetro 0, que congregó en la capital a centenares de devotos de estas máquinas.

058NAC16FOT6
058NAC16FOT6

A pesar del mal tiempo, llegaron de todas las regiones españolas para cumplir con varios códigos ineludibles: reencontrarse con los amigos y compartir con ellos las historia de una ruta y de su montura que, en ocasiones, es la de su propia vida. Aunque sus motos son de la misma marca, Harley-Davidson, no hay dos iguales. Son un reflejo de la personalidad del propietario y por ello, se preparan con diferentes estilos.

Muchos incluyen multitud de accesorios y un montón de adornos. Como reza uno de sus dichos: «Se sabe que la Harley tiene el cromo suficiente cuando empieza resquebrajarse el suelo del garaje». Y si diferentes son sus máquinas, diferentes son sus usuarios, con un espectro que no entiende de edades, profesiones, clase social o sexos, ya que cada día es más frecuente ver a mujeres que abandonan el asiento trasero para agarrar el manillar.

Cada uno interpreta el estilo de vida «Harlysta» y disfruta de él sin reservas. Un estilo que impone, una forma de vestir y una manera diferente de enfrentarse a la carretera, sin prisas, disfrutando de cada kilómetro. Entendiendo que tan importante es el camino como el destino. Kilómetro 0 es el nombre de la reunión que cada año organiza el Madrid Chapter. Este grupo forma parte del HOG (Harley Owners Group) el mayor club de motoristas del mundo, con más de un millón de socios. Cada «Chapter» está asociado a un concesionario de la marca, en este caso a Makinostra-Harley-Davidson of Madrid, y es el más antiguo de España con 19 años de antigüedad y el más numeroso, con más de 200 socios.

La concentración anual de Madrid, esta ha sido su noveda edición, es la mejor de las que se hacen en España ya que, pese a su tamaño, sigue mantenido el espíritu familiar y de acogida, en donde nadie se siente extraño. La serpiente metálica de cerca de mil Harley Davidson invadió la arteria principal de Madrid con un recorrido por la Castellana con una gran parada entre las plazas de Cibeles y la Puerta de Alcalá. Fueron dias de rutas por las carreteras de la sierra norte y noches de cena y rock and roll con música en vivo. Una reunión abierta a todos los propietarios de una Harley-Davidson, que cada vez se hace más numerosa y colorida. Ya se está preparando la del año que viene.