Descubren anomalías en el cerebro de los adictos a la cocaína

La Razón
La RazónLa Razón

Investigadores de la Universidad de Cambridge (Inglaterra) han identificado anomalías en el cerebro (concretamente en el lóbulo frontal) de los consumidores de cocaína. Un hecho que podría estar vinculado a ese comportamiento compulsivo característico de los adictos a esta sustancia. Según se desprende del trabajo, los escáneres cerebrales efectuados indican una «fuerte disminución de la materia gris» que afecta a la toma de decisiones, la memoria y la atención. Karen Ersche, principal investigadora del estudio (publicado en la revista «Brain»), descubrió que cuanto más tiempo lleva un individuo consumiendo, mayor es su déficit de atención, y su recurso a la droga tiene carácter más compulsivo.


Para realizar el trabajo, los investigadores escanearon los cerebros de 60 adictos y los comparó con los de 60 que no tenían historial de consumo de drogas e identificó «importantes anomalías». En concreto descubrió una reducción de la masa gris en la corteza orbitofrontal, área involucrada en la toma de decisiones y el cumplimiento de objetivos.

Otras secuelas

Entre las otras áreas afectadas por el consumo de cocaína está la ínsula, que cumple un importante papel en el aprendizaje y en la sensación de anhelo, así como el cíngulo, responsable de los procesos emocionales y de la atención. Por el contrario se observó en esos individuos una hipertrofia del núcleo cordato, zona profunda del cerebro asociada al prosamiento de estímulos como las recompensas así como a los movimientos.