La reforma laboral cumple un año pero el paro sigue batiendo récords

Dicen los expertos que la solvencia de España no está en cuestión por su nivel de deuda (en 2010 llegó al 60% de su PIB, frente a la italiana o griega que alcanzaron el 119% y 142,8% respectivamente), sino por su falta de crecimiento (en 2010 España creció sólo un 0,1%) y por su récord de desempleo que llega casi al 21% de la población activa.

La reforma laboral cumple un año, pero el paro sigue batiendo récords. Vea el gráfico completo en documentos adjuntos
La reforma laboral cumple un año, pero el paro sigue batiendo récords. Vea el gráfico completo en documentos adjuntos

De lo que dudan los mercados internacionales es del éxito de las reformas efectuadas por Rodríguez Zapatero para corregir estos desequilibrios. Por ejemplo, la reforma laboral, que hoy cumplirá un año desde su aprobación, no ha dado los resultados que cabría esperar. Los datos hablan por sí solos. En junio el paro se incrementó interanualmente en 139.433 personas (3,5%) y de esta forma el paro registrado se ha situado en 4,1 millones, según datos del Ministerio de Trabajo, alcanzando así un récord histórico. Pero son aún peores si se toman como referencia los datos que ofrece el INE correspondientes al primer trimestre (4.910.200 parados). Otro ejemplo del poco éxito de esta reforma es la evolución que ha experimentado la contratación. El mes pasado, las contrataciones indefinidas sumaban sólo el 7,2% de las contrataciones totales, mientras que la temporal representó el 92% del total de contratos firmados en junio. Dentro de los indefinidos, sólo un 5,7% se firmaron bajo la modalidad de fomento de la contratación indefinida, el contrato estrella del Gobierno (cuya indemnización por despido improcedente es más baja, de 33 días). Son 666 menos respecto a mayo (-11,01%) y 3.551 menos respecto a junio de 2010 (-39,74%).
Otro de los objetivos que se planteó el Gobierno en la reforma laboral, la implantación de un fondo que financiera los despidos, modelo que se aplica en Austria, ha quedado finalmente en saco roto. El Gobierno ha tomado conciencia de la inviabilidad de este modelo en España por el alto coste que supondría, 7.500 millones al año, lo que equivale a tres puntos de las cuotas que pagan las empresas a la Seguridad Social. «No es el momento de plantear este fondo», señaló en su día la secretaria de Estado de Empleo, Mari Luz Rodríguez. Ya el año pasado miembros del equipo económico de Rodríguez Zapatero llegaron a afirmar a este diario que «el modelo austriaco no tiene sentido en nuestro país».

Otro fracaso
Sacar adelante la reforma de la negociación colectiva con el consenso de los agentes sociales era otro de los compromisos que Zapatero adquirió con Europa. Después de meses de negociación entre empresarios y sindicatos para reformar los convenios tras 30 años sin adaptarlos a la evolución de los tiempos, las conversaciones saltaron por los aires y al Gobierno no le quedó otra que legislar por su cuenta y aprobar esta reforma por real decreto. Los empresarios consideraban fundamental una reforma de máximos que introdujera mayor flexibilidad en los contratos para frenar la sangría del paro, pero lo que ellos pedían, chocó con los intereses de los sindicatos. Resultado: el Gobierno ha impuesto una reforma que no ha satisfecho a ninguna de las dos partes. Los empresarios confían ahora en que durante el proceso parlamentario de aprobación del proyecto de ley (los grupos políticos consiguieron que el real decreto se tramitara como proyecto de ley en el Congreso para poder introducir mejoras) se aprueben ciertas enmiendas que satisfagan más sus intereses. Habrá que esperar a septiembre para ver su desarrollo. Que el Gobierno es consciente del poco éxito cosechado por la reforma laboral lo demuestra el hecho de que haya puesto en marcha la mesa de empleo. El Ministerio de Trabajo viene convocando desde hace semanas a empresarios y sindicatos para discutir, la elaboración de un plan que de oportunidades a los jóvenes parados menores de 25 años, facilitar la reinserción laboral de los mayores de 45 años e impulsar la contratación parcial. Los pasos dados hasta el momento han sido tímidos. De momento el Gobierno está estudiando cómo prorrogar, al menos seis meses, la ayuda del Plan Prepara, 400 euros al mes para los desempleados que hayan agotado las prestaciones y realicen itinerarios formativos. En principio el plazo para solicitarla concluye el 16 de agosto.
La prolongación del plan forma parte de un decreto ley con carácter de urgencia, para que pueda entrar en vigor el próximo mes. La norma también incluirá la prórroga hasta 2013 del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) como pagador de los despidos procedentes, así como la extensión hasta el 31 de diciembre de los incentivos para transformar contratos temporales en indefinidos, que expira el 1 de agosto.