América

Chávez forzado a pedir a las FARC que dejen las armas

«No se dan las condiciones para que tomen el poder en un plazo previsible»

Rafael Correa convocó a Unasur a petición de Chávez
Rafael Correa convocó a Unasur a petición de Chávez

Madrid- Durante el acto de clausura del III Encuentro Sindical Nuestra América, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías, instó ayer a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a «reconsiderar su estrategia armada», puesto «que no hay condiciones en Colombia para que ellos en un plazo previsible puedan tomar el poder». Según Chávez « se han convertido en la principal excusa del imperio para penetrar Colombia a fondo y agredir a los países vecinos». Este llamamiento se produjo al día siguiente de que el Gobierno de Colombia presentase ante la Organización de Estados Americanos (OEA) pruebas irrefutables de la presencia de la guerrilla narcoterrorista en Venezuela, a raíz de las cuales el jefe de Estado venezolano rompió relaciones diplomáticas con Colombia. Chávez añadió en referencia a estas pruebas que «se las dio el imperio yanqui» y que «toda esta patraña, toda esta mentira es una excusa perfecta para intentar una invasión a Venezuela». Chávez nunca ha confiado en la alianza entre los Gobiernos de Estados Unidos y Colombia contra el narcoterrorismo y tildó al Ejecutivo de Uribe de «régimen violento» que «no ha dudado en actuar en contra de pueblos hermanos (…) convirtiéndose en un instrumento del imperialismo». Además, destacó que en caso de ser atacados «no se quedarían de brazos cruzados». El miedo del caudillo bolivariano a Estados Unidos no es una novedad. Ya en 2009, cuando Obama y Uribe firmaron un nuevo tratado de cooperación, declaró que podría significar el «inicio de una guerra en Suramérica». El acuerdo por el cual se permitía que tropas estadounidenses utilizaran bases del Ejército colombiano en su lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, ya provocó en su día la ruptura de las relaciones entre los dos países.La nueva crisis diplomática entre los dos vecinos latinoamericanos comenzó el pasado jueves cuando el embajador colombiano ante la OEA, Luis Alfonso Hoyos, denunció la impunidad con la cual la guerrilla actúa en Venezuela y presentó documentos que así lo confirman. Tras estas acusaciones, Chávez anunció que se vio «obligado a romper relaciones con el Gobierno de Colombia y no con Colombia, porque Colombia y Venezuela somos la misma patria». Entre las pruebas presentadas por el canciller se encuentra una fotografía en la cual se puede observar al presidente honorario del Movimiento Continental Bolivariano, Narciso Isa Conde, acompañado de dos dirigentes de la guerrilla narcoterrorista en territorio venezolano. También se encuentran documentos en los que se confirma la existencia de al menos 87 bases de las FARC en Venezuela.

La diplomacia trata de apagar el incendio chavista- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, como presidente temporal de Unasur, convocó ayer una reunión extraordinaria de este organismo, a petición de Venezuela, que se celebrará en Quito la próxima semana con el fin de recuperar el diálogo entre Bogotá y Caracas.- El ex presidente de Argentina y secretario general de Unasur, Néstor Kirchner, se reunirá en Caracas con Hugo Chávez el 5 de agosto, y al día siguiente en Bogotá, con Uribe y el presidente electo, Juan Manuel Santos, para mediar en el conflicto.- El titular de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, dijo ayer que España ya está llevando a cabo gestiones diplomáticas.