El Congreso rechaza regular el uso para fines privados de los Falcon

La oposición tumba por tercera vez la congelación de las pensiones

PSOE y ERC sellaron un acuerdo para impulsar una tasa sobre la banca. En la imagen, aspecto que ofrecía ayer la Cámara Baja, semivacía

MADRID- El PSOE se quedó ayer solo, por tercera vez, en el Congreso frente a la congelación de las pensiones. Ya van tres derrotas, una tras otra, sobre el mismo asunto. En esta ocasión fue a cuenta de una mocion de CiU –antes ocurrió con sendas iniciativas de PP e IU-ICV– que pedía al Gobierno que promoviera las medidas necesarias para garantizar el próximo año el mantenimento del poder adquisitivo de los pensionistas. Los socialistas acumulan con la de ayer 23 derrotas en Pleno esta Legislatura, y diez en lo que va de año.El partido del Gobierno se sacó, sin embargo, pronto la espina al lograr que la Cámara Baja rechazara una proposición no de ley del PP en la que se reclamaba al Gobierno un régimen jurídico completo sobre el uso de aviones militares por parte del presidente, los ministros y los altos cargos para fines privados. Y eso que el PP, en su búsqueda de apoyos, había incluso renunciado a exigir el reembolso de esos gastos a las arcas del Estado, con lo que logró sumar a su texto al PNV. El debate venía a cuenta de la polémica que se suscitó hace un año cuando Zapatero utilizó el Falcon del Ejército para participar en mítines del PSOE. Pero el portavoz socialista, Jesús Cuadrado, logró con habilidad desviarlo hasta la boda de la hija del ex presidente Aznar. «Hablan de austeridad, pero todos los españoles tienen en su retina la boda del Escorial», espetó desde la tribuna. Denunciaba el popular Ramón Aguirre el «mal ejemplo» de la «falsa austeridad» que proclama el Gobierno cuando el socialista Cuadrado le soltó que Aznar había utilizado el Falcon en 940 ocasiones, 21 de ellas para ir de vacaciones a Baleares, y que Mariano Rajoy lo usó 94 veces cuando era ministro. Fin del debate. Mejor suerte tuvo ERC, que convenció a los socialistas para aprobar una moción que conmina al Gobierno a tomar medidas para mejorar la transparencia de las retribuciones de los altos ejecutivos de las empresas cotizadas y de la banca. El PSOE se comprometió también con los republicanos a impulsar reformas normativas para que la juntas generales de accionistas de las empresas voten un informe anual sobre remuneraciones de los consejeros y la políticas salarial prevista. En esta misma línea, el texto aprobado compromete al Ejecutivo a impulse el debate «a nivel comunitario e internacional» para imponer tasa sobre transacciones financieras para contribuir a la resolución de la crisis.