El engañador engañado

La Razón
La RazónLa Razón

La coalición Bildu ya está donde quería, instalada en las instituciones vascas sin programa electoral y con la única finalidad de sacar adelante los puntos contenidos en la antiquísima Alternativa KAS de ETA y que son: unidad territorial con Navarra, un País Vasco euskaldun, salida de Euskadi de las Fuerzas de Seguridad y como colofón, la independencia. En la medida que su brazo político avance en estas reivindicaciones, la banda no practicará el terrorismo, porque no hará falta. Hace más de 20 años, cuando el Gobierno de González negociaba con ETA en Argel, los socialistas estaban convencidos de que iban a conseguir engañar a los etarras y meterles en tal encrucijada que al final no tendrían más remedio que dejar las armas a cambio de nada; y salió mal. Zapatero trató de hacer algo similar en la legislatura anterior y un parking de la T4 voló por los aires con dos personas dentro y fue asesinado Isaías Carrasco. Ahora se repite la jugada, pero con el hecho irreversible de que Bildu, con el aval del Constitucional, no deja las instituciones ni con aceite hirviendo. Además, sus huestes vuelven a mandar en la calle, su hábitat natural, donde han reimplantado el matonismo y la chulería. Y creían los socialistas que ellos iban a terminar con ETA con la ayuda de su brazo político. Ese mundo es retorcido, siempre trata de engañar y tiene algún as bajo la manga. Nunca hay que minusvalorar al contrario y menos si ha demostrado ser capaz de tener en marcha varios planes a la vez.