El gasto en pensiones supera ya al de todo 2011

La paga para contributivas suma hasta noviembre 74.695 millones, por los 72.333 del pasado año. Empleo dice que se actualizarán con el IPC

El gasto en pensiones supera ya al de todo 2011
El gasto en pensiones supera ya al de todo 2011

MADRID- España envejece cada año que pasa y, en paralelo, su sistema público de pensiones se vuelve cada vez más insostenible, con menos cotizantes que aporten recursos y más perceptores del subsidio. Según los datos difundidos ayer por el Ministerio de Empleo, el 1 de noviembre, la nómina de las pensiones contributivas alcanzó los 7.499,06 millones de euros, un 4,6% más que en el mismo mes de 2011. El aumento se produce después de que este tipo de pensiones se hayan incrementado un 1,4%, hasta los 8,98 millones, frente a los 8,84 millones de hace un año. Como consecuencia, la factura para las pensiones contributivas en lo que va de ejercicio asciende ya a 74.695 millones de euros, 2.361 millones de euros más que en todo el ejercicio pasado al completo.

De los 7.499,06 millones destinados al pago de pensiones, 5.128 millones correspondieron al pago de la nómina mensual de las de jubilación, un 5,3% más que en noviembre de 2011; 1.406 millones de euros a pensiones de viudedad (+3,2%); 838,7 millones, a las de incapacidad permanente (+2,2%); 107,1 millones, a las de orfandad (+8 por ciento); y 18,5 millones, a las de favor de familiares (+2,8 por ciento).

Paga más alta
Junto al incremento del total de beneficiarios, el otro factor que ha determinado este incremento en el gasto es la cuantía de las pensiones. La cantidad media fue de 834,99 euros mensuales, frente a los 809,83 euros de hace un año. La pensión media de jubilación –cuyo número de beneficiarios es el más elevado, 5,37 millones de personas– fue de 953,7 euros, un 3,5% más respecto al mismo periodo del pasado año. La de viudedad, que cobran 2,32 millones de personas, fue de 603,47 euros.
Pese a que al Estado le cuesta cada vez más cuadrar los números, el Gobierno no se plantea dejar de revalorizar las pensiones. Si el miércoles fue la secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, la que aseguró que «hay hueco» para hacerlo, ayer fue el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, el que insistió en la misma línea. Burgos aseguró que las pensiones subirán «conforme al criterio vigente de revalorización», esto es, según lo que marque el IPC de noviembre. «El Gobierno hará el esfuerzo que haga falta por satisfacer las expectativas de los pensionistas», advirtió el secretario de Estado.

Con el índice de precios de octubre, que cerró en el 3,5%, al Estado le costaría unos 6.000 millones de euros actualizar las pensiones este ejercicio y consolidarlas en el próximo. La cosa mejoraría algo si, como espera el Ejecutivo, los precios se moderan este mes. En el caso de que cerrasen con un incremento del 3%, el sobrecoste para las pensiones sería de unos 4.800 millones de euros. Demasiado dinero para algunos, como el gobernador del Banco de España, Luis Linde. «Si hay medidas que incrementen el gasto, habrá que tomar otras compensatorias que reduzcan otros gastos», advirtió el miércoles en el Senado cuando se le preguntó sobre la cuestión.

El Gobierno insiste
La respuesta a Linde se la dio Burgos recordando las palabras de Currás. El secretario de Estado de la Seguridad Social recordó que desde el Ministerio de Hacienda ya se dijo este miércoles «con claridad» que se puede hacer «hueco» en las cuentas para subsanar cualquier desviación de las cuentas de la Seguridad Social, a lo que añadió que el sistema ya «ha hecho hueco a las cuentas del Estado» asumiendo los pagos de complementos a mínimos durante los últimos años y que «eso también es importante que se reconozca».

 

La UE critica la jubilación a tiempo parcial; por S. E. F.
Bruselas- El Tribunal de Justicia de la Unión Europea concluyó ayer que la legislación española que regula la pensión de jubilación contributiva de los trabajadores a tiempo parcial, que en su mayoría son mujeres, es «discriminatoria» porque se les exige un periodo de cotización más elevado. En la sentencia dictada en Luxemburgo, el Tribunal indicó que la Directiva comunitaria sobre la igualdad de trato entre hombres y mujeres en materia de seguridad social se opone a la normativa española. Declaró, por tanto, que existe discriminación indirecta cuando al aplicar una medida nacional, aunque formulada de manera neutra, ésta perjudica a un número mucho mayor de mujeres que de hombres. Con esta consideración, se responde a una pregunta prejudicial remitida por un juzgado de Barcelona que trata el caso de una mujer que, tras trabajar en la limpieza de una comunidad de propietarios durante 18 años, al cumplir los 66 vio denegada una prestación de jubilación porque no reunía el periodo mínimo de cotización de quince años exigido por la Ley española.