«Sevilla no va a fallar» la Junta sí

Juan Ignacio Zoido, con una réplica de la «Ensaladera», accede al salón junto a José Luis Escañuela
Juan Ignacio Zoido, con una réplica de la «Ensaladera», accede al salón junto a José Luis Escañuela

sevilla- «¿Quién va a pensar que el nombre de Sevilla no está unido al de Andalucía?», se preguntaba ayer Juan Ignacio Zoido antes de que la Junta anunciara oficialmente que no apoyaría el proyecto que ha unido a los tres grupos políticos de la ciudad y permitirá albergar en La Cartuja la final de la Copa Davis entre España y Argentina.
Uno de los tres acontecimientos deportivos más relevantes, ofrecido en directo para 2.500 millones de espectadores en el planeta, no contará con el apoyo del Gobierno de José Antonio Griñán. Así, lo que debía suponer una gratísima noticia, proporciona el argumento perfecto para un enfrentamiento político directo, con las elecciones a la vuelta de la esquina.
Zoido aguardaba del Ejecutivo regional el mismo trato que recibió su antecesor, Monteseirín, con motivo de la final de 2004. Entonces, el Consistorio contó con una ayuda de 700.000 euros que casi cubría el canon que impone la Federación de Tenis. «Estoy convencido de que tendrán la misma sensibilidad con los sevillanos y entregarán la misma cantidad, pero actualizada siete años después», se atrevía a presagiar con cierta sorna. La carta de contestación de Luciano Alonso, consejero de Turismo, Comercio y Deporte, a la solicitud realizada el pasado 3 de octubre iba de camino.
En ella, se asegura que no es «admisible» que la Junta contribuya con una cantidad económica «tan elevada» sin que aparezca siquiera el nombre de Andalucía en el «tiro de cámara» de la retransmisión de los partidos y, sin embargo, si lo haga el de otra comunidad autónoma (Madrid), como sucedió en Córdoba. Incluso se adjuntan imágenes «ilustrativas». «Estoy convencido de que el alcalde de Sevilla no aceptará que la marca de Andalucía, y por tanto la de Sevilla, vuelva a ser marginada en un evento de la Copa Davis», argumenta Alonso, «sorprendido» por la petición a posteriori: «He de entender que ya tiene asegurada la financiación de todo el evento».


«Sevilla sí estará en la pista»
El mencionado patrocinio de Madrid está suscrito con la Federación Internacional de Tenis. Aun así, existe margen de maniobra pues expiran otros contratos y José Luis Escañuela, presidente de la Federación Española, asegura que «el nombre de Sevilla estará en todos sitios». Zoido, de hecho, admitía que si Andalucía «paga, seguro que aparecerá», aunque «a lo mejor» no donde quiere porque está «comprometido».
Sin éste patrocinio, se trabaja en la búsqueda de nuevos esponsors. El alcalde tampoco tuvo noticias de la Diputación, presidida por el socialista Rodríguez Villalobos. Pese a ello, se mostraba optismista: «Sevilla, ciudad talismán, se lo merece. Lo ha dicho el propio Rafa Nadal. Estoy seguro de que estaremos a la altura de las circunstancias. Sevilla no va a fallar, los sevillanos no van a fallar», repetía. Poco después recibiría el apoyo de Javier Arenas, presidente del PP-A. «Se repite la historia de Córdoba, espero una rectificación inmediata y no continúe este increíble boicot», comentó. Griñán ni siquiera ha felicitado a la ciudad.

 

Escañuela aclara a Barberá que actúa «como presidente y no como sevillano»
El recurso con el que la Federación Valenciana de Tenis amenazó al ser excluida no surtirá efecto. Pese a la indignación y las insinuaciones de Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, la elección de Sevilla está «cerrada». Así lo declaró José Luis Escañuela, quien aseguró no que hubo «preferencias» o tongo en el procedimiento seguido para la designación. «Soy sevillano, pero actúo como presidente y en el proceso se han respetado todas las garantías. El pliego de condiciones es público, todos los requisitos estaban fijados y Valencia, según los informes técnicos y jurídicos, no los reunía. La cuestión queda absolutamente cerrada, zanjamos toda polémica y de lo que se trata a partir de este instante es de mirar adelante y de que España gane», explicó.