Sí Bildu es Batasuna

La Razón
La RazónLa Razón

Bildu, la coalición legalizada por el Constitucional, se está quitando la piel de cordero con la que se disfrazó para conseguir presentarse a los comicios. No tiene nada que ver el discurso previo, ni las promesas manifestadas con su actual «modus operandi», en el que está llegando a saltarse la legalidad y dejando con el trasero al aire a los socialistas que apostaron por su legalización.

La Justicia española ha dictaminado en repetidas ocasiones que en los edificios oficiales debe ondear la bandera española y que en los despachos oficiales ha de estar la imagen del Rey. Pues bien, el nuevo alcalde donostiarra ya ha quitado la enseña nacional y el óleo con la figura de Don Jan Carlos. Garitano, al tomar posesión como diputado general de Guipúzcoa, pronunció el típico discurso de Batasuna en el que no condenó la violencia de ETA y equiparó a los asesinos con las víctimas.

Y por eso, cada día, los ciudadanos no abertzales radicales, sean vascos o no, están más preocupados por la impunidad con la que Bildu actúa y por la tolerancia de la que hacen gala políticos y Justicia. El domingo, Interior filtró que «txeroki» ya no defendía la lucha armada y en el juicio del pasado lunes pudo comprobarse que no era así. Ayer se supo que «Txapote» solo puede cumplir 30 años de condena, porque sus delitos antes de la reforma del código penal en 2003. ¿Será que están ganando los malos?