49 provincias

La Razón
La RazónLa Razón

Empieza a resultar difícil considerar que la provincia de Guipúzcoa está bajo administración de la comunidad vasca y española. Bildu regenta ayuntamientos, la Alcaldía de San Sebastián y la Diputación Foral. En términos militares eso supondría una brecha abierta a borbotones en el frente vasco. PP y PSOE sabrán por qué en la Diputación no han llegado a un acuerdo de «salvación nacional» para no abandonar la plaza a los radicalistas independentistas, mientras que el PNV ha arropado a sus hijos díscolos, como siempre. A menos que mientan los informes de los servicios secretos, la Guardia Civil y la Policía Nacional, Bildu es el brazo político de ETA, mal que le pese a Pascual Sala y sus ilustres colegas del TC.
La estrategia de Zapatero para acabar con ETA, anterior a su llegada al Gobierno, se va aclarando: entregarles poder políticoterritorial a cambio de un terrorismo sólo latente, porque ETA se disolverá mediante la acción policial, la independencia de lo que llaman Euskalerría o cuando las ranas críen pelo. Formaciones políticas neonazis o neofascitas serían perseguidas y condenadas al ostracismo en cuanto contaran con un mínimo potencial de votos, aunque no estuvieran manchadas por una gota de sangre. Incluso es delito negar el Holocausto, la Sohá. Bildu arría la bandera española, veta escoltas de concejales objetivamente amenazados, exhibe en los Ayuntamientos la iconografía de los asesinos, los exalta apologéticamente en actos públicos y hasta prohibirá los toros. Merece la pena asesinar a más de 900 españoles. En la política vasca el Presidente y sus mayordomos llevan ocho años traicionando a los españoles hasta lograr que una provincia se descuelgue del mapa español.