Maduro rompe el gafe

Un cabezazo de Maduro en el último instante del primer periodo propició el triunfo del Valencia ante el Racing, que había puntuado en sus cinco últimas visitas a Mestalla y que ayer jugó una gran primera parte.

.
.

El conjunto cántabro controló el primer tiempo con un fútbol valiente y con las precauciones defensivas justas para tratar de neutralizar al Valencia con la posesión del balón. La defensa local no estaba fina, en especial por las bandas (Miguel y Jordi Alba), a lo que se unió la lesión de Banega. Todo esto contribuyó a que los de Emery no fueran capaces de imponer su juego.

A medida que avanzaba el encuentro, el meta local, César, se veía obligado a emplearse más a fondo, hasta que a diez minutos del descanso un impecable cabezazo de Rosenberg se estrelló en el larguero. El Racing había hecho méritos para irse con ventaja al descanso, pero, en tiempo de prolongación, Vicente botó un córner y el balón llegó a la otra parte del área, a Mata, que centró para que Maduro cabeceara el 1-0. Ni siquiera se sacó del centro.

La segunda mitad dio comienzo con otra gran opción para el Racing, cuando Rosenberg se quedó solo ante César y éste interceptó el balón. A partir de ahí el Valencia encontró más espacios y mejoró sus prestaciones hasta el punto de poder acabar el encuentro con algún gol más, sobre todo con las ocasiones de Aduriz. El Racing mejoró con los cambios, pero no fue suficiente.