En la inopia

La Razón
La RazónLa Razón

Cuando la Comisión Europea quiera adoptar algún tipo de medida eficaz para hacer frente a la crisis de precios en el sector de la fruta dulce, se habrá «solucionado» el problema, simplemente porque se habrá terminado la campaña por este año. No es la primera vez que se producen situaciones similares. Hace un par de años se hundieron las cotizaciones en origen de la leche debido a varios factores y sucedió otro tanto.

Urge que, como muy tarde, en la próxima reforma de la PAC se introduzcan medidas de gestión de mercado que se puedan poner en marcha con rapidez, para que así sean eficaces. Y urge también que la Comisión Europea tenga la suficiente agilidad para que, llegado el caso, salga de su letargo habitual y use las posibilidades que le brinde la normativa. Cuando hay crisis graves en los mercados y la PAC no funciona, los agricultores y ganaderos se preguntan, con toda la razón del mundo, para qué sirven sus mecanismos, que no son capaces de sacarlos del atolladero en el que se encuentran. Los ministros de Agricultura de la UE deberían tener esto muy en cuenta cuando se pongan en los próximos meses a negociar la PAC que se aplicará en 2014. Vale que los de la Comisión Europea estén en la inopia encerrados en sus jaulas de cristal en Bruselas, pero los ministros deberían estar más en contacto con la realidad.