Salt bendice el veto a la protesta del sábado

En la imagen, el conseller de Interior, Felip Puig
En la imagen, el conseller de Interior, Felip Puig

Barcelona- El alcalde de Salt (Girona), Jaume Torramadé (CiU), apoyó ayer la decisión del Govern de prohibir la manifestación de Plataforma per Catalunya (PxC) contra la construcción de mezquitas en la población, y aseguró que mientras gobierne «no habrá llamamientos a la oración», algo que se hace en el mundo musulmán para instar a los fieles a secundar esta tradición.
«Cataluña es una tierra que es muy acogedora, pero a veces se pasa de acogedora», afirmó en una entrevista concedida a la emisora Rac1. El Ayuntamiento aprobó el miércoles una moratoria para suspender durante un año la concesión de licencia para centros de culto en el polígono de Torre Mirona. «¿Es que nos queremos convertir en el centro de iglesias y de diferentes confesiones del área urbana de Girona? ¿A qué tenemos que esperar, a qué tengamos diez proyectos de centros de culto encima de la mesa?», se preguntó Torramadé.
Por su parte, el conseller de Interior, Felip Puig, avaló la prohibición de la manifestación y destacó que les ampara la ley cuando se prevén altercados. En declaraciones a Catalunya Ràdio recogidas por Ep, remarcó que «la concentración atenta contra la cohesión y contra la seguridad, y vale más prevenir que no tener que intervenir después para evitar altercados».
Puig explicó que están prestando todo el apoyo a Torramadé, cuya opinión fue tenida especialmente en cuenta para prohibir la marcha, junto con los informes de la Policía Local y los Mossos d'Esquadra.
El conseller censuró que haya gente «que intenta excitar bajas pasiones, provocar la división e incluso llegar al enfrentamiento y la agresión», en referencia a PxC, lo que se han propuesto evitar prohibiendo la manifestación.


Precintan una mezquita en Sant Adrià
El Ayuntamiento de Sant Adrià ha precintado un centro cultural islámico que, según una denuncia previa de Plataforma per Catalunya se utilizaba como mezquita ilegal. El Consistorio cerró finalmente las instalaciones porque el «el local no disponía de las licencias pertinentes», a lo que añadió que «no se volverá a abrir hasta que no disponga de la preceptiva licencia urbanística de apertura y uso».
Por su parte, el Ayuntamiento de Torroella de Montgrí estudia suspender la licencia para construir una mezquita en el polígono industrial de la ciudad, ya que el nuevo equipo municipal encontró varias irregularidades en el proyecto y sólo cuando se subsanen permitirá su construcción. Según informaron fuentes municipales, el nuevo equipo de gobierno considera que faltan varios informes sobre el proyecto, no está de acuerdo con la estética prevista para el edificio, y detectó irregularidades en la concesión de la licencia.