«Algún talento tiene Belén Esteban seguro»

José Antonio MarinaProfesión: filósofo.Nació: en 1939 en Toledo.Por qué está aquí: por su libro «La educación del talento» (Ariel). Destina los derechos de autor a la Fundación Universidad de Padres, su proyecto.

-¿Tiene talento?
-Para algunas cosas; por ejemplo, para cultivar tomates y descubrir temas que interesan a la gente e intentar explicarlos. Para mí, la filosofía es un servicio público. Debería expenderse en las farmacias.

-Todos los días escucho que en la clase política no hay talento...
-El ambiente político comprime el desarrollo del talento.

-Dice que el talento ético es el primer talento. ¿En la pasarela del caso Malaya qué talento ve?
-Esa pasarela es un ejemplo de la estupidez social. Cuando jaleamos la corrupción, todo se resquebraja.

-¿Qué talento le gustaría tener?
-El de la seducción.

-Hoy admiramos el talento del que más talentos (moneda romana) gana...
-Admiramos el poder. La fascinación por el poder sigue en alza. Y por la fama, que nada tiene que ver con el talento. Es pirotecnia social.

-¿Cree que Belén Esteban tiene algún talento?
-Algún talento tiene, seguro. Para estar donde está siendo tan vulgar, algo ha sabido hacer bien. A lo mejor es una buena actriz.

-Todo lo queremos deprisa, pero usted dice que no hay simplificaciones milagrosas: no se puede aprender chino en 20 horas...
-El talento es un hábito que necesita entrenamiento. Es como un músculo mental. Lo importante es descubrir para qué sirve cada uno.

-Inicia con este libro la colección Biblioteca UP (Universidad de Padres). No todos los padres están educados para educar...
-La sociedad se ha vuelto muy compleja y los padres están desorientados. En este curso tenemos en la Universidad 2.100 padres alumnos y unos 15.000 oyentes.

-Educar es la actividad fundacional del ser humano. ¿Somos conscientes de ello?
-Creo que no. Creemos que educar es lograr un título y ya está.

-Y no es eso, claro.
-Es adquirir los recursos necesarios para ser felices y buenas personas.

-Usted mantiene que la bondad es la máxima expresión del talento...
-Sí, pero la bondad no es el «buenismo». La bondad es a veces salvaje, muy dura, porque hay muchas cosas que merecen la ira.

-Humor igual a talento, dicen. No veo mucho sentido del humor...
-No abunda porque principalmente todo hay que ejercerlo sobre uno mismo.

-Es fácil ser humorista cuando tienes a todo el Gobierno trabajando para ti.