El azulejo prevé mantener o aumentar el empleo en 2012

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

VALENCIA- Los fabricantes de azulejos y pavimentos cerámicos esperan que en 2012 se produzca un mantenimiento de los puestos de trabajo e incluso una pequeña recuperación frente a la tónica de destrucción de empleo de los pasados tres años, según dijo ayer el secretario general de la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (Ascer), Pedro Riaza.

Los dirigentes de la patronal dieron a conocer los datos del sector, que ha cerrado 2011 con una facturación global de 2.570 millones de euros, con un crecimiento «moderado» de las exportaciones (ocho por ciento) y una caída en las ventas del mercado interior del doce por ciento, con 700 millones de euros.

Según el presidente de Ascer, Joaquín Piñón, no se puede hacer ninguna previsión sobre la marcha de ese sector durante este año a causa de la incertidumbre de varias economías de países de la Unión Europea (UE), principales destinatarios de las exportaciones, como Grecia o Italia.

Destacó además que los países de la UE son el mercado natural de los azulejos españoles, ya que absorben el 56 por ciento de las ventas que han tenido en 2011, con un «crecimiento suave» (un 16 por ciento).

Hizo hincapié en que son los países del Este de Europa los que registran una mayor demanda de los azulejos españoles junto con Oriente Próximo.
El futuro del mercado español del azulejo está «en el mercado mundial, concretamente en países como China e India», pues aunque también producen azulejos, éstos son de una gama más baja que la española.

Según indicaron durante un acto en Valencia con motivo de la 30 edición de la feria internacional del sector, la entrada en vigor de las medidas «antidumping» que estableció la Comunidad Europea en abril de 2011 sobre la importación de baldosas cerámicas chinas, hizo que éstas se redujeran en hasta un 50 por ciento en los primeros meses.

Uno de los tres vicepresidentes de Ascer pidió un «verdadero marco de financiación que permita a las empresas hacer frente a la falta de liquidez y a las inversiones necesarias».