Las facturas del «caso Villalba» no cuadran

El alcalde de Villalba, el socialista José Pablo González, quiere dar «carpetazo» al polémico «caso Villalba» antes de las elecciones. Sabe que la polémica originada tras conocerse que celebró la Nochevieja de 2006 junto al propietario de la constructora Cover, nueve meses después de adjudicarle la faraónica construcción del túnel de Honorio Lozano (40 millones de euros), podría pasarle factura el próximo 22 de mayo.

El alcalde José Pablo González en Andorra, junto al empresario al que adjudicó la obra del túnel de Honorio Lozano
El alcalde José Pablo González en Andorra, junto al empresario al que adjudicó la obra del túnel de Honorio Lozano

El regidor ya ha «tumbado» en dos ocasiones las peticiones de la oposición para que se abra una comisión de investigación, alegando que «no hay nada que ocultar» y mostrando una factura con la que ha intentado demostrar que «nadie» le pagó el viaje ni a él ni a su familia.

Sin embargo, al PP las cuentas de González no le cuadran. El alcalde mostró –no entregó– un extracto de su visa oro relativo a un gasto de 1.751,36 euros, y por otro una factura del lujoso hotel Grau Roig por la «Estancia familia González García» con entrada el día 27/12/2006 y salida el 3/01/2007 por el mismo importe. Sin embargo, un cálculo rápido en base a las tarifas del hotel demuestra que los números no acaban de encajar con el viaje de los González.

187 euros por persona al día

Y es que el precio de la habitación en Grau Roig de Andorra en aquella fecha era de 187,30 euros por persona en categoría estándar. Además, por pasar la Nochevieja, González también habría tenido que pagar 200 euros por persona. Por tanto, sólo por la estancia del matrimonio, la cuenta debería haber ascendido a un total de 2.647,60 euros, según explicó Juárez a este periódico. Pero la realidad es que junto a ellos viajó la hija de la mujer del alcalde, Elvira García, así como los hijos del constructor del polémico túnel de Honorio Lozano tal y como se muestra en la fotografía a la que tuvo acceso LA RAZÓN. De esta manera, la factura, como mínimo debería haber ascendido a 3.971,40, si tal y como dijo el alcalde correspondía a la estancia por una semana de «la familia».

Denuncia en los tribunales

Este «baile» de números y la negativa abrir una comisión de investigación han llevado a al PP a iniciar una campaña de firmas para exigir al alcalde explicaciones sobre la adjudicación de la obra más cara de la historia del municipio a un empresario con el que compartía vacaciones familiares. De esta manera, si en los próximos días el socialista no atiende a la oposición, el PP llevará el «caso Villalba» a la Fiscalía Anticorrupción.