Primera División

Empatados en Mestalla por Julián GARCÍA CANDAU

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Las dos primeras copas que ganó el Fútbol Club Barcelona fueron contra dos equipos de Madrid desaparecidos: 3-2 al Español y 2-0 a la Gimnástica, la primera sociedad deportiva de España, conocida como «La Veterana». La primera final histórica entre barcelonistas y madridistas se jugó en Mestalla en 1936. Fue el primer triunfo madridista. Ganó con la última gran parada de Ricardo Zamora en el fútbol español. Aquella tarde quedó para la posteridad la estirada de Zamora a disparo de José Escolá. Los jugadores sacaron en hombros a su guardameta. En el banquete de la noche los futbolistas aprovecharon la ocasión para reclamar la formación de un sindicato de futbolistas. Rafael Sánchez-Guerra, primer presidente republicano del Madrid, Secretario de la Presidencia de la República, no estimó que la reunión fuera el momento más oportuno para hablar de tal asunto.

La segunda confrontación fue la de 1968. Ganó el Barça por autogol de Zunzunegui. Hubo polémica arbitral. Había sido señalado como barcelonista el mallorquín Rigo. Las protestas del público fueron tales que el masivo lanzamiento de objetos la bautizó «la de las botellas».

Al acabar el partido, doña Ramona, esposa del ministro de la Gobernación, el general Camilo Alonso Vega, dijo: «Camilo, que pena, hemos perdido. Felicita al presidente del Barcelona», le recomendó al general. «Claro a fin de cuentas Barcelona también es España», contestó. Narcís de Carreras, presidente barcelonista y de la Caixa, albacea testamentario de Cambó respondió: «Senyora no fotem».

Los jugadores del Barça pasaron del vestuario hasta el autobús que estaba en lo que hoy es «La Esquina» por un pasillo hostil protegidos por Raimundo Saporta, vicepresidente del Madrid. Los cristales del vestuario barcelonista habían sido rotos a pedradas.

En 1974, ganó el Barça de Cruyff en el Bernabéu por 0-5 en Liga. La Copa ese año se disputó sin extranjeros y mientras Cruyff estaba con Holanda jugando el Mundial de Alemania, el Madrid derrotó al Barcelona con un rotundo 4-0 en el Calderón.

El Barça se tomó la revancha en La Romareda en 1983. Ganó por 2-1 y uno de los tantos lo marcó el hijo de Marquitos, madridista de la época gloriosa. Marcos fue delantero y llegó a internacional. Mestalla cambió de nuevo el signo de la historia en 1990. El equipo barcelonés derrotó al Madrid por 2-0.

Hoy disputan su sexta final y tercera en Mestalla, recinto en el que han empatado a un triunfo. El estadio no tiene historia muy favorable al Madrid. Allí perdió la famosa «final del agua» en 1929, en la que le derrotó el Español por 2-1.