Aguirre disminuirá al 40% la presencia de políticos en las cajas

Reforzará su control sobre la Obra Social de las entidades

MADRID- La Comunidad de Madrid quiere reducir al 40% la representación pública en el consejo de administración de las cajas de ahorros. El consejero de Economía y Hacienda, Antonio Beteta, aseguró ayer, acompañado por el vicepresidente de la región, Ignacio González, que una de las misiones de la modificación de la Ley Autonómica de Cajas es que los órganos de gobierno del Sistema Institucional de Protección (SIP) de Caja Madrid y los de otras entidades regionales se independicen del poder político. Además, pretende disminuir el poder municipal en un 1,5%.

El Consejo de Gobierno de la Comunidad aprobó ayer la remisión al Consejo Económico y Social (CES) del proyecto de reforma de la Ley de Cajas madrileña, que pretende evitar que los consejeros de las entidades sean cargos políticos electos para conseguir la «despolitización absoluta de la gestión financiera» de estas entidades y la «libertad de actuación en el mercado», aseguró Beteta.

Según la nueva ley, la Comunidad se asegura el control de la Obra Social de las cajas, que deberán continuar con la misma independientemente de las modificaciones estructurales. El presupuesto deberá ser autorizado por la Comunidad.


Consejeros
Las comunidades de Madrid y Castilla y León autorizaron ayer la integración de Caja Madrid, Caja de Ávila y Caja Segovia, respectivamente, con Bancaja, La Caja de Canarias, Caixa Laietana y Caja Rioja. La entidad madrileña propone para el consejo del SIP a Rodrigo Rato, José Manuel Fernández Norniella, Virgilio Zapatero, José Antonio Moral, Pedro Bedia, Jorge Gómez, Mercedes de la Merced, Ricardo Romero, Javier López, Mercedes Rojo y Arturo Fernández.

Por otra parte, el Grupo Banco Mare Nostrum acordó ayer la composición del consejo de administración, en el que ingresa el que fuera secretario de Estado de Economía, Luis de Guindos.