Historia

Sin heroísmos por favor

Esta muestra reúne tres exposiciones en los que tres artistas, Argote, Ramo y Solar Abboud, nos demuestran que la realidad no supera a la ficciónPARA NO PERDERSECentro de Arte Dos de MayoDirección: Avenida de la Constitución, 23. Móstoles.Teléfono: 91 276 02 21.Fecha: hasta el 20 de mayo.

El nombre de esta exposición ha sido adoptado de un libro de Raymond Carver, padre del realismo sucio, para quien el valor de la escritura residía en lo cotidiano. Héroe es todo aquel que hace lo que puede, aunque se confunde el heroísmo con el éxito de la temeridad. Menos lobos, viene a decirnos esta exposición, que basándose en la militancia de lo cotidiano desmitifica el acto de crear, ya que la propia creación es heroica y reivindicativa. Tres exposiciones bajo un mismo título, Iván Argote, Sara Ramo y Teresa Solar Abboud subvierten, cambian e interpretan la realidad en sus vídeos, instalaciones, esculturas, collages, pinturas y fotografías. La realidad no supera a la ficción, casi patafísicos, haciendo de la excepción de la excepción la regla, estos tres artistas así lo demuestran, ya que es en la misma vida cotidiana donde la imaginación tiene sobre nosotros más imperio que la realidad. El vínculo que une a estos autores es la reflexión sobre el cómo observamos o cómo entendemos, alterando lo genérico y convirtiendo lo anormal en lo normal o al revés, que es lo mismo porque la apariencia es un error del entendimiento.

Iván Argote propone desde el absurdo y la alteración del orden establecido vivir experiencias a través de acciones compartidas haciendo obra del espectador. En uno de sus vídeos demuestra cómo el altruismo es el límite de la empatía, ya que al exigir la complicidad de la respuesta despierta el escepticismo. Los lugares se transforman en las obras de Sara Ramo, que a través de una enorme estructura hecha con material de construcción la ciudad moderna es al mismo tiempo ruina contemporánea. Una reflexión sobre la especulación del espacio donde se habita dentro del caos, transformación que encuentra sentido en los códigos absurdos de la lógica poética. Solar Abboud investiga la superposición de espacios reflexionando sobre el aprendizaje del habla y la importancia de la comunicación a través de la repetición de imágenes ya creadas. Escenarios sobre los que se produce una nueva relectura con el paso del tiempo generando un lugar nuevo mediante el lenguaje del espacio fotografiado. Aún están a tiempo de vivir esta experiencia antes de que –como la realidad objetiva–se evapore.